Vasculitis: Cómo enfrentar esta respuesta inflamatoria


Habitualmente, a quienes más afecta es a jóvenes en la segunda o tercera década de la vida, y con mayor frecuencia a mujeres.

Las enfermedades asociadas al término vasculitis son, en su mayoría, patologías de causa desconocida en las que se asume una respuesta inmunológica, como en el caso del lupus, enfermedad del suero y púrpura, entre otras.

Generalmente, la vasculitis se refiere a cualquier respuesta inflamatoria arterial frente a diferentes agentes etiológicos (causales), como infección, radiación y embolia.

Dr. Juan Seitz
Cirujano vascular periférico

El doctor Juan Seitz, cirujano vascular periférico de Clínica Alemana, explica que “la vasculitis se puede clasificar según el tamaño del vaso afectado, las características microscópicas de la inflamación y de la reacción tisular y la clínica que producen”.
Esta respuesta inflamatoria se puede traducir clínicamente en dolor en el vaso afectado y signos inflamatorios locales (edema y enrojecimiento), entre otros.

El especialista asegura que, habitualmente, a quienes más afecta la vasculitis es a jóvenes en la segunda o tercera década de la vida, y con mayor frecuencia a mujeres.
Como en todas las patologías, el diagnóstico se basa en la sospecha clínica que se confirma con algún examen de laboratorio general y/o vascular.

El doctor Seitz explica que el tratamiento adecuado para estas patologías depende de la causa. “En las vasculitis asociadas a enfermedades inmunológicas, habitualmente, hay una buena respuesta al uso de corticoides y/o inmunosupresores, a lo cual se asocia una droga que produce vasodilatación periférica y/o un anti agregante plaquetario. Con esto se obtiene una mejor perfusión del órgano afectado -generalmente las extremidades y la piel-“, puntualiza.

Agrega que la mayoría de las veces el manejo de la vasculitis es por vía oral. Sin embargo, en casos muy graves puede ser necesario realizarlo en forma endovenosa o intra-arterial.

“Muchas de estas enfermedades son progresivas, por lo que si no hay un tratamiento adecuado tienden a presentarse nuevamente en el futuro, y pueden evolucionar a necrosis del órgano afectado (piel, dedos)”, asegura el doctor Juan Seitz.

Agrega que, en general, la gran mayoría de los pacientes con un diagnóstico adecuado y precoz tiene un buen pronóstico, salvo en casos en que la enfermedad es de curso agresivo y no responde a la terapia habitual, lo que afortunadamente ocurre en la minoría de las situaciones.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Preguntas y Respuestas.




Deja un comentario