El consumo de refrescos puede aumentar el riesgo de cáncer de páncreas


El consumo de dos o más refrescos a la semana aumenta el riesgo de desarrollar cáncer de páncreas a casi el doble en comparación con personas que no consumen bebidas gaseosas, según un informe publicado en Cancer Epidemiology, Biomarkers & Prevention, una revista de la American Association for Cancer Research.

Aunque es relativamente raro, el cáncer de páncreas es uno de los más mortales, y sólo el 5 por ciento de las personas que son diagnosticadas están vivos cinco años después.

Mark Pereira, Ph.D., autor principal del estudio y profesor asociado en la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Minnesota, dijo que las personas que consumen bebidas gaseosas en forma regular, definido como bebidas azucaradas carbonatadas, tienden a tener un perfil de comportamiento deficiente en general.
Sin embargo, el efecto de estas bebidas en el cáncer de páncreas puede ser único.

“Los altos niveles de azúcar en los refrescos pueden aumentar el nivel de insulina en el cuerpo, que creemos que contribuye al crecimiento de células del cáncer de páncreas “, dijo Pereira.

Para el estudio actual, Pereira y sus colegas siguieron a 60.524 hombres y mujeres en la Singapore Chinese Health Study por 14 años. Durante ese tiempo, hubo 140 casos de cáncer de páncreas. Aquellos que consumían dos o más refrescos a la semana (un promedio de cinco por semana) tenían un 87 por ciento más de riesgo en comparación con los individuos que no lo hicieron.

No se observó asociación entre el consumo de zumos de frutas y el cáncer de páncreas.

Pereira dijo que los resultados de Singapur probablemente son aplicables a los Estados Unidos.

“Singapur es un país rico, con excelente atención de salud. Los pasatiempos favoritos son el comer e ir de compras, de modo que los resultados deben aplicarse a otros países occidentales”, dijo Pereira.

Susan Mayne, Ph.D., directora asociado del Centro de Cáncer de Yale y profesora de epidemiología en la Escuela de Salud Pública de Yale, dijo que estos resultados del estudio son interesantes pero tienen algunas limitaciones clave que deben tenerse en cuenta en cualquier interpretación.

“Aunque este estudio encontró un riesgo, el resultado se basó en un número relativamente pequeño de casos y no está claro si se trata de una asociación causal o no. El consumo de bebidas gaseosas en Singapur se asoció con varios otros comportamientos perjudiciales para la salud como el tabaco y el consumo de carne roja, que no se pueden controlar con precisión”, dijo Mayne, un miembro del consejo editorial de Cancer Epidemiology, Biomarkers & Prevention.

Pereira señala que los resultados son biológicamente plausibles, lo encontrado en los no fumadores, se mantuvieron similares después de tomar en cuenta otros hábitos dietarios y son coherentes con los resultados en poblaciones caucásicas.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Oncología.




Deja un comentario