El control intensivo de la glucosa reduce un 17% los infartos y un 15% los eventos coronarios


El control intensivo de la glucosa reduce un 17 por ciento los infartos de miocardio no fatales y un 15 por ciento los eventos coronarios, demostrando que, en comparación con el control estándar, reduce los eventos coronarios sin incrementar el riesgo de muerte, según el meta-análisis que acaba de publicar la revista ‘The Lancet’.

Este meta-análisis incluye cinco estudios prospectivos (ACCORD, UKPDS, ADVANCE, VADT y PROactive), randomizados y controlados, en los que participaron más de 33.000 pacientes –incluidos 1.497 casos de ataques al corazón, 2.318 casos de enfermedad coronaria, y 1.227 ictus– para evaluar los efectos de un régimen intensivo de niveles bajos de glucosa en sangre con resultado de muerte o eventos cardiovasculares comparados con el control estándar.

Este estudio es el primero que ofrece evidencias que relacionan el control intensivo de la glucosa en sangre con un menor número de ataques al corazón, demostrando que los diabéticos que llevan este control intensivo corren menos riesgo de sufrir ataques y enfermedades coronarias que con tratamiento estándar.

Estas conclusiones son contrarias a los resultados de estudios más pequeños, que sugerían posibles daños de un mejor control de la glucosa en sangre, ya que las personas que siguieron el control intensivo no sufrieron efectos adversos de muerte por ninguna causa.

Aunque los investigadores del estudio reconocen que aún es necesario llevar a cabo estudios adicionales, señalan que estos resultados proporcionan información sobre la importancia de mejorar los niveles de azúcar, que debería incluir cambios en el estilo de vida y en la medicación.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Cardiología.




Deja un comentario