El ejercicio regular reduce el riesgo de cáncer de mama antes de la menopausia


Las mujeres jóvenes que realizan ejercicio de forma regular entre los 12 y los 35 años tienen hasta un 23 por ciento menos de riesgo de cáncer de mama antes de la menopausia en comparación con aquellas que son menos activas, según un estudio de la Escuela de Medicina de la Universidad de Washington en Saint Louis (Estados Unidos). Los resultados de la investigación se publican en la edición digital de la revista Journal of the National Cancer Institute.

El análisis es el más grande y detallado realizado hasta la fecha de los efectos del ejercicio sobre el cáncer de mama antes de la menopausia. Participaron cerca de 65.000 mujeres y los resultados mostraron que aquellas físicamente activas tenían un 23 por ciento menos de riesgo de cáncer de mama antes de la menopausia. En concreto, los altos niveles de actividad física en edades entre los 12 y los 22 años contribuían a la mayor parte de la reducción en el riesgo.

Según los expertos, una cuarta parte de todos los cánceres de mama son diagnosticados antes de la menopausia. Muchos estudios han mostrado que la actividad física reduce el riesgo de cáncer de mama después de la menopausia, pero los pocos que han examinado la influencia del ejercicio sobre el riesgo antes de la menopausia han dado lugar a resultados controvertidos.

En su trabajo actual los investigadores descubrieron que las tasas de incidencia ajustada a la edad para el cáncer de mama descendían de 194 casos por 100.000 personas/año en las mujeres menos activas a 136 casos entre las más activas. Los niveles de actividad física que decían tener las mujeres más activas eran equivalentes a correr 3 horas y cuarto o caminar 13 horas a la semana.

Una de las principales teorías que explicaría el menor riesgo de cáncer de mama entre las mujeres jóvenes activas es que el ejercicio reduce su exposición a los estrógenos. Numerosos estudios han mostrado que cuanto mayor es la cantidad de estrógenos a la que la mujer está expuesta, mayor es su riesgo de cáncer.

Por ello, las mujeres que comienzan a menstruar más tarde o entran en la menopausia antes tienen un menor riesgo de cáncer de mama. Además, las mujeres jóvenes que son más activas físicamente suelen comenzar su menstruación más tarde y son menos propensas a tener ciclos regulares cuando comienzan a tenerla.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Oncología.




Deja un comentario