La relación de infartos en mujeres diabéticas con respecto a varones diabéticos es el doble


Se calcula que en España hay más de ocho millones de mujeres con 50 años o más, edad media de la llegada de la menopausia, por lo que más de medio millón de mujeres en esta etapa de la vida padecen diabetes tipo II, dado que los cambios metabólicos en esta etapa de la mujer, incrementan el riesgo de sufrir esta patología, según Santiago Palacios, presidente de la Asociación Española para el Estudio de la Menopausia (AEEM).

Esta situación incrementa a su vez el riesgo cardiovascular, no en vano, la relación de infartos en mujeres diabéticas con respecto a varones diabéticos es el doble. Según el doctor Palacios, “la diabetes causa efectos adversos más marcados sobre la concentración de triglicéridos y colesterol en mujeres que en hombres y se asocia con frecuencia a otros factores de riesgo cardiovascular, como hipertensión arterial y obesidad”.

Como ya es sabido, la enfermedad cardiovascular es la causa principal de muertes relacionadas con la diabetes, de forma que la mortalidad por esta patología en adultos es de 2 a 4 veces mayor que la mortalidad en adultos sin diabetes. Además, alrededor del 70 por ciento de los fallecimientos de pacientes con diabetes mellitus tipo II son debidos a la cardiopatía coronaria y, aproximadamente, el 20 por ciento de los pacientes con diabetes tipo II presentan angina de pecho y corren un riesgo de infarto de miocardio similar al de una persona no diabética que ya ha sufrido un infarto previo.

Prevención

El presidente de la AEEM ha destacado la importancia de la prevención, sobre todo en mujeres diabéticas, “si tenemos en cuenta que el factor protector de la mujer premenopáusica, los estrógenos, desaparece con la menopausia, igualándose el riesgo cardiovascular a la de los varones de la misma edad”. La primera causa de mortalidad en la mujer española tras la menopausia es la enfermedad cardiovascular.

Por otro lado, ha subrayado la importancia de la alimentación en la mujer menopáusica, en especial en las pacientes con diabetes. Por una parte, una dieta equilibrada y baja en calorías mejora el control de la diabetes y, por otra parte, en palabras del presidente de la AEEM, “una de las causas más importantes de la diabetes en la mujer menopáusica es la obesidad, por lo que es fundamental adoptar una alimentación sana, equilibrada y cardiosaludable para evitar la obesidad e intentar evitar o retrasar la aparición de diabetes”.

Según este especialista, en las mujeres con diabetes, un buen control metabólico es fundamental para evitar o retrasar posibles complicaciones asociadas, como retinopatía, neuropatía, nefropatía y enfermedad cardiovascular, por lo que se recomienda una dieta equilibrada y adecuada. Los expertos recomiendan, además, realizar actividad física moderada y de forma regular y disminuir la ingesta de calorías en la última parte del día, reforzando a su vez el desayuno.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Actualidad Médica.




Deja un comentario