Las pruebas de radiodiagnóstico en niños pueden favorecer la formación de tumores


Durante los últimos años se ha detectado un mayor uso de estas técnicas de imagen entre la población infantil
Las pruebas de radiodiagnóstico en niños pueden favorecer la formación de tumores, según la advertencia lanzada por un equipo de investigadores de la Universidad de Michigan (Estados Unidos). Estos científicos han detectado un mayor uso de pruebas de radiodiagnóstico en pequeños en los últimos años, hasta el punto de que casi la mitad (42,5%) se somete a este tipo de pruebas.

Lo aseguran así en la revista «Archives of Pediatrics and Adolescent Medicine», tras presentar los datos de un estudio realizado con más de 355.000 niños de menos de 18 años cuya cobertura sanitaria corre a cargo de la aseguradora estadounidense United Health Group. Este estudio es uno de los primeros que analizan la exposición de los niños a este tipo de pruebas de imagen, ante el riesgo de cáncer que pueden desarrollar a largo plazo por una exposición temprana o continuada a estas radiaciones.

La investigación incluyó radiografías convencionales y pruebas más avanzadas, como una tomografía computarizada, que consigue imágenes más precisas a costa de una radiación más elevada. Pese a que una tomografía del pecho emite una dosis más de 100 veces superior a la de una radiografía de tórax, casi el 8% de estos menores se ha sometido a una prueba de este tipo y hasta el 3,5% repitió una segunda vez en los tres años que duró el estudio.

«Hay que estar seguros de cuándo se utilizan estas pruebas, para que solo se recurra a ellas cuando sea absolutamente necesario», apuntó el cardiólogo pediátrico Adam Dorfman, autor del estudio. Además, el investigador reclamó la necesidad de iniciar más estudios que permitan conocer el alcance a largo plazo de estas radiaciones, cuyo impacto solo se ha estudiado en población adulta.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Pediatría.




Deja una respuesta