Los espermatozoides son algo más que el genoma paterno


Hasta la fecha el papel que se le ha dado al esperma en la fecundación ha sido la aportación del genoma paterno; sin embargo, una investigación del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) revela que su aportación podría ser mayor.

Los investigadores lograron “identificar la presencia de las taquicininas y de sus receptores en espermatozoides humanos, además de comprobar su implicación en la regulación de la fertilidad masculina”. Estos resultados de la investigación, que aún está en curso, fueron publicados en la revista Human Reproduction.

Según explicó el CSIC en una nota, el estudio busca la identificación de factores que regulan la fertilidad. “En este caso, han abordado temas relacionados con la motilidad, una de las funciones esenciales del espermatozoide, y uno de los principales métodos para diagnosticar la infertilidad masculina”.

Luz Candenas es la directora de esta investigación que ha demostrado la presencia en espermatozoides de los ARN que codifican todas las taquicininas conocidas en humanos y que algunas de éstas se muestran capaces de modular la motilidad del esperma humano.

Los investigadores informaron de que “el estudio también ha aportado nuevos datos sobre la maduración de los espermatozoides, un proceso que surge tras la eyaculación, durante el tiempo que residen en el tracto genital femenino, y que les permite adquirir la capacidad de fertilización”, explicaron los investigadores.

Hasta hace poco, los espermatozoides eran considerados células silentes, cuya única función durante la fecundación se reducía a la aportación del genoma del padre. Sin embargo, estudios recientes han demostrado la presencia de un complejo repertorio de ARN mensajeros en el espermatozoide eyaculado, cuya utilidad aún se desconoce.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Fertilidad y Embarazo.




Deja un comentario