Baja Densidad Mineral Ósea, Disfunción Renal y Riesgo de Fracturas asociados a la Infección por VIH: Un Estudio de prevalencia


La disminución de la densidad mineral ósea (DMO) es común en adultos infectados por el VIH. El rol de la disfunción tubular renal proximal y las alteraciones en el metabolismo óseo en pacientes con infección por VIH no está completamente comprendido.

Los autores cuantificaron la DMO por densitometría de energía dual de Rx y marcadores sanguíneos y urinarios del metabolismo óseo y de la función renal y factores de riesgo de baja DMO en centros de atención ambulatoria. Determinaron los factores que se asocian con una baja DMO y calcularon el riesgo de fractura a 10 años, usando el algoritmo FRAX de la Organización Mundial de la Salud.

Con este objetivo, estudiaron a 153 adultos (98% hombres; edad media, 48 años; índice de masa corporal medio, 24.5. De ellos, 67 (44%) recibían tenofovir y 81 (53%) recibían un inhibidor de proteasa potenciado (IP). Sesenta y cinco participantes (42%) tenían baja DMO, y 11 (7%) tenían disfunción tubular renal proximal. En el análisis multivariante la terapia con IP fue asociada con baja DMO (odds ratio, 2.69; IC 95% , 1.09-6.63). El uso de tenofovir fue asociado con un incremento en la actividad de los osteoblastos y los osteoclastos (P=.002). La media de riesgo estimada a 10 años para fractura de cadera fue de 1.2% y 5.4% para alguna otra fractura osteoporótica mayor.

Conclusiones: En la mayor parte de la población masculina, la baja DMO está significativamente asociada a la terapia con IP. Pacientes que reciben tenofovir mostraron un incremento en la renovación ósea. El cálculo de DMO y la estimación del riesgo de fractura podrían ser justificadas en adultos en tratamiento para la infección por VIH.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Investigación Médica.




Deja un comentario