El aislamiento social infantil podría elevar el riesgo de enfermedad cardiovascular en la vida adulta


El aislamiento social en la infancia podría estar asociado con un mayor riesgo de enfermedad cardiovascular en la vida adulta, según un estudio de la Universidad de Wisconsin en Madison (Estados Unidos) y el ‘King’s College’ en Londres (Reino Unido) que se publica en la revista ‘Archives of Pediatrics & Adolescent Medicine’.

Los expertos explican que el aislamiento y la soledad pueden afectar a la salud psicológica y física. Los adultos que carecen de apoyo social se encuentran bajo un mayor riesgo de enfermedad de arteria coronaria y tienen un peor pronóstico si desarrollan el trastorno.

Los científicos estudiaron a 1.307 niños desde su nacimiento hasta los 26 años. Los participantes pasaron por evaluaciones de seguimiento a los 5, 7, 9, 11, 13, 15, 18 y 21 años, durante las que los individuos o sus padres proporcionaban información sobre factores sociales, índice de masa corporal e inteligencia. A los 26 años pasaron por un examen físico y una evaluación final. En ese momento, aquellos que no tenían pareja o no habían tenido una cita en el último año y aquellos que decían que no tenían a nadie que supusiera un apoyo emocional fueron considerados adultos socialmente aislados.

Según los investigadores, aquellos con 26 años que se encontraban socialmente aislados durante niños fueron más propensos a ser adultos con una peor salud, tal y como se desprendía de seis factores de riesgo cardiovascular evaluados que incluían peso, presión sanguínea y niveles de colesterol HDL (bueno) y LDL (malo).

Esta asociación se mantuvo incluso cuando los investigadores tuvieron en cuenta factores de riesgo infantiles para la salud cardiovascular como el nivel socioeconómico bajo, un menor nivel de inteligencia y el sobrepeso.

Las conductas adultas no saludables, como el tabaquismo, el consumo de alcohol elevado y la falta de ejercicio tampoco podían explicar la conexión ni las situaciones de mayor exposición al estrés que suelen experimentar los niños aislados en la vida adulta. Según los autores, el aislamiento social tendía a persistir durante toda la vida, y cuanta mayor cantidad de tiempo pasaba aislado el individuo peor era su salud de adulto.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Pediatría.




Deja un comentario