Embarazos en mujeres infectadas por el VIH


Las mujeres infectadas por VIH pueden tener embarazos secuenciales sin riesgo para su salud ni la de sus hijos, hecho notificado por investigadores irlandeses, en la XII conferencia de SIDA Europea celebrada en Colonia.
Gracias al TARGA, la mayoría de las personas con VIH, pueden disfrutar de una vida larga y saludable.
No sólo el TARGA puede mejorar el pronóstico de las personas infectadas, sino que también puede prevenir la transmisión materno-infantil del VIH. Muchas mujeres infectadas pueden, por lo tanto, pueden tener uno o más embarazos. Sin embargo poco se sabe acerca de la seguridad y eficacia del TARGA cuando se utiliza en embarazos secuenciales. El uso a corto plazo de los TARGA durante el embarazo para la prevención de la transmisión vertical puede, según se ha sugerido, aumentar el riesgo materno de desarrollar resistencias a los antirretrovirales.
Una revisión de los embarazos registrados entre mujeres con el VIH en Dublín mostró que el uso de la terapia antirretroviral, a corto plazo, no favorece la aparición de mutaciones de resistencia a los antirretrovirales en la madre.
Además la tasa de transmisión vertical fue baja, independientemente de si la mujer había tenido uno o varios embarazos, y casi siempre esta transmisión pudo ser atribuida a una intervención tardía.
Para comprender mejor este tema, los investigadores de Dublin identificaron a todas las mujeres VIH positivas que tuvieron dos o más embarazos viables, entre 1998 y 2008. En el análisis se incluyeron 112 mujeres que habían tenido 263 embarazos. La mayoría de estas mujeres habían tenido dos embarazos, aunque una mujer tuvo cinco. La mayoría de las mujeres: 63(70%) fueron tratadas con un tratamiento antirretroviral corto, durante el embarazo. La carga viral media en el momento del parto, independientemente del número de embarazos, fue de 50 copias/ml y la mayoría de las mujeres tuvo una carga viral indetectable. Se tuvo resultados de resistencias para treinta y nueve mujeres. Estos resultados revelaron que cinco mujeres presentaron resistencias a uno o más fármacos antirretrovirales.
Los investigadores compararon las características de los niños nacidos de madres que habían tenido varios embarazos, frente a las que tuvieron un único embarazo. Esto demostró que no hubo diferencias en la gestación, la prematuridad, peso al nacer o la tasa de transmisión del VIH. Un total de 3 niños (1%) de mujeres con varios embarazos, se infectaron por VIH, en comparación con una tasa de transmisión del 1,5% con un único embarazo.

La mayoría de las transmisiones se explicaron por un control tardío del embarazo. “En esta cohorte los embarazos secuenciales no se asociaron con un incremento del riesgo de transmisión vertical”, concluyeron los investigadores.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Investigación Médica.




Deja un comentario