Este verano, vive en plenitud en un Planeta san


El momento actual que vivimos es el idóneo para aprender a cuidar de nuestro Planeta como si de nosotros mismos se tratara, para dejar a nuestros progenitores una herencia realmente valiosa. Y es que con unos simples gestos podemos hacer mucho por el medio ambiente, a la vez que beneficiamos la economía familiar y mundial.

Este verano tienes la oportunidad de aportar tu granito de arena a la lucha contra los incendios respetando los bosques que visites, manteniéndolos limpios y evitando encender hogueras en zonas no habilitadas para ello. Las playas también son un precioso paraje que se ve perjudicado por la acción humana. Por eso, no las ensucies y, sobre todo, no contribuyas a su desaparición con la desmesurada urbanización de las cosatas.

El ahorro energético en los hogares hoy en día se hace imprescindible, si queremos disfrutar de un planeta saludable. Simples gestos como utilizar bombillas de bajo consumo, encender sólo las luces necesarias, cerrar bien las ventanas en invierno o cenar “a la fresca” en verano, pueden hacernos ahorrar unos cuantos euros en cada factura y tienen grandes beneficios para la salud de la Tierra.

Lo mismo que ocurre con los combustibles, cada día más caros y más escasos. Para reducir el gasto en este sentido tenemos numerosas alternativas como utilizar el transporte público, ir caminando cuando nuestros destinos sean cercanos o recurrir a trasportes alternativos como los coches híbridos o eléctricos.

Pero es en el carrito de la compra donde más podemos combatir el derroche y el perjuicio medioambiental. Y las razones son evidentes: si acudimos a los comercios que tenemos más próximos no necesitaremos utilizar ningún medio de transporte, y en el caso de que sea necesario será un trayecto corto. Por otra parte, al consumir productos autóctonos estaremos reduciendo la cadena de trasporte de los mismos, igual que ocurre al practicar un comercio justo en el que se reducen los intermediarios y cada parte recibe lo que se merece sin costes añadidos.

Usar una bolsa de tela reutilizable para hacer la compra, poner la lavadora y el lavavajillas con la carga completa, reciclar la basura, reutilizar los envases de cristal, ducharse en lugar de bañarse, utilizar jabones naturales que conserven mejor nuestras prendas de vestir y del hogar, son otros hábitos que podemos adoptar para ahorrar a la vez que cuidamos del Medio Ambiente.

En definitiva, es el momento de cambiar nuestra forma de vida actual por una manera de vivir en auténtica armonía con la naturaleza. Una vida más respetuosa con el Planeta para dejar a las generaciones futuras la más valiosa de las herencias: un mundo sano y repleto de recursos que aprovechar.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Actualidad Médica.




Deja un comentario