Factores que influyen en el cumplimiento del tratamiento


Características del paciente

Han sido mencionadas diversas variables, aunque su valor predictivo no ha sido suficientemente probado. La adherencia parece incrementarse con la edad, observándose que los pacientes de mayor edad presentan mejor adherencia, a excepción de los mayores de 75 años en los que la comorbilidad empeora el cumplimiento. En algunos casos, los hombres parecen tener peor adherencia, aunque en otros no se han encontrado diferencias significativas. Ciertas características psicosociales del paciente como la presencia de enfermedad psiquiátrica, actitudes del paciente hacia su medicación, un pobre conocimiento de la enfermedad y escasa percepción de la misma, y la falta de relación social se relacionan con una más baja adherencia. El disponer de domicilio fijo y apoyo social con familia estructurada o amigos es un factor que facilita la adherencia.
Dentro de este apartado, podemos incluir a los pacientes ADVP activos, generalmente más reticentes que otros grupos para iniciar tratamiento antirretroviral. Sin embargo, los estudios con pacientes ADVP son contradictorios y mientras algunos no encuentran diferencias en la adherencia entre consumidores de drogas por vía parenteral y no consumidores, otros relacionan la buena adherencia con la ausencia de historia de abuso de drogas.

Características del médico y de la relación médico-paciente

Es de vital importancia que el propio médico sea consciente de la importancia de la medicación y de su toma correcta. Es imprescindible que el médico sea capaz de dedicar el tiempo suficiente para explicar las características de la enfermedad, las diferentes opciones terapéuticas existentes para así recomendar al paciente el tratamiento que más se ajuste a su ritmo de vida. Dentro de esta dinámica es importante que cada paciente sea
atendido siempre por el mismo equipo asistencial y que se establezca una relación continuada en el tiempo.
El disponer de personal con conocimientos específicos y especialmente motivado es imprescindible para una adecuada asistencia a estos pacientes.

Características de la enfermedad y del régimen terapéutico

Las características de la medicación antirretroviral responden a las de un tratamiento crónico que deberá mantenerse, por el momento de forma indefinida. Es sabido que mantenimiento de un tratamiento a largo plazo resulta dificultoso, más aun en el caso del paciente infectado por el VIH que aún conociendo el riesgo de su enfermedad, el hecho de permanecer asintomático durante tiempo y las dificultades que supone consumir una medicación diversas veces al día, contribuyen a la aparición de abandonos con el paso del tiempo. Un tratamiento TARGA incluye un mínimo de 10 pastillas diarias, que deben tomarse a unos horarios estrictos y en ocasiones en ayunas, lo cual puede interferir enormemente en la vida cotidiana del paciente y dificultar la adherencia. La adherencia disminuye en relación con el número de dosis por día aumentando cuando la medicación se toma una o dos veces al día.
Igualmente debemos recordar los efectos secundarios como molestias gastrointestinales, neuropatías, hepatotoxicidad y uno especialmente frecuente como es la lipodistrofia. Esta supone un cambio, en ocasiones dramático, en la apariencia del enfermo, con un adelgazamiento de cara y extremidades y una acumulación llamativa de grasa en pecho, abdomen y cintura. Igualmente, con frecuencia aparecen alteraciones del metabolismo lipídico y de la glucosa. Este síndrome hace que el paciente asintomático se sienta «enfermo» al mirarse diariamente en el espejo. Esto ya ha producido algunos trastornos muy próximos a la fobia social, depresiones y ansiedad.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Medicamentos.




Deja un comentario