Infección por el VHC en personas con múltiples parejas sexuales


En los EE. UU. El 15-20% de las hepatitis C agudas y de las infecciones prevalentes que detectan ocurren en personas con riesgos sexuales y sin constancia de otras exposiciones de riesgo . Dos tercios son parejas sexuales de personas con anticuerpos para el VHC, y el tercio restante había tenido más de 2 parejas en los 6 meses previos a la enfermedad.
Un buen número de estudios han encontrado asociación entre ciertas prácticas y la infección por el VHC. No obstante, en hombres homosexuales, en heterosexuales y en mujeres que ejercen la prostitución, las prevalencias de marcadores del VHC entre aquellos que niegan el uso de drogas inyectadas son habitualmente bajas si las comparamos con el riesgo de infección por vía parenteral. Así por ejemplo, en 1.116 mujeres no usuarias de drogas inyectadas que ejercían la prostitución en Madrid la seroprevalencia de VHC fue del 2% mientras que en usuarios de drogas inyectadas captados en el mismo centro ascendió al 86%. Los factores de riesgo que se han asociado con la infección por VHC en estas poblaciones incluyen: la menor edad de comienzo de las relaciones sexuales, el mayor número de parejas sexuales, los antecedentes de transmisión sexual (gonococia, sífilis, herpes genital), el no uso del preservativo, las relaciones sexuales cruentas, la relación sexual con personas usuarias de drogas por vía parenteral y el tiempo de ejercicio de la prostitución. Algún trabajo ha encontrado mayor frecuencia de infección por el VHC en hombres homosexuales que en pacientes heterosexuales de la misma clínica de enfermedades de transmisión sexual. No obstante, otros estudios han descrito niveles de infección similares en homosexuales y heterosexuales. Esto establece una diferencia con lo que se ha descrito para el VIH y el VHB, en los que es habitual encontrar tasas mayores de prevalencia en hombres homosexuales. Para algunos, el que este patrón no sea tan evidente en el VHC hace dudar sobre su transmisión por vía sexual.
En hombres homosexuales sin historia de uso se drogas inyectadas se han encontrado prevalencias de marcadores del VHC del 3-5%. La infección por el VHC se ha asociado a tener más de 50 parejas sexuales, a contactos anales receptivos con más de 25 parejas, al sexo anal receptivo, al fisting, al tener una pareja sexual usuaria de drogas inyectadas y referir historia de herpes genital o infección por el VIH. Otros trabajos han encontrado que, mientras el número de parejas sexuales no era un factor de riesgo significativo, una historia de sífilis gonorrea rectal sexo anal insertivo con eyaculación y uso de enemas antes del sexo anal receptivo fueron factores de riesgo significativos.
Los primeros trabajos que señalaron la transmisión sexual del VHC tuvieron poco eco en la prevención. La población general se había demostrado que el riesgo de transmisión sexual era extremadamente bajo, y se asumía que los mensajes de sexo seguro en relación con el VIH cubrirían implícitamente la transmisión del VHC. Los aumentos recientes en las prácticas de riesgo sexual y en la incidencia de enfermedades de transmisión sexual en hombres homosexuales han acrecentado la preocupación sobre la trascendencia de la transmisión sexual del VHC. En 2002 un panel de expertos independientes convocados por el Departamento de Salud de los EE. UU. Reconocieron que el riesgo es extremadamente bajo para las parejas heterosexuales monógamas, pero recomendando que las personas infectadas por el VIC con múltiples parejas o con relaciones de corta duración utilicen preservativos para prevenir la transmisión del VHC y otras enfermedades de transmisión sexual.
La explicación de la mayor frecuencia de infección por el VHC en personas con conductas sexuales de riesgo probablemente es múltiple, incluyendo: el elevado número e exposiciones durante la menstruación, además de posibles exposiciones parenterales, incluidos antecedentes remotos de inyección de drogas. Finalmente, en los casos atribuidos a transmisión sexual, no se puede descartar que el vehículo de transmisión pueda ser la sangre y no las secreciones genitales.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Glosario Médico.




Deja un comentario