Inhibidores de la proteasa (IP)


La proteasa del VIH es un homodímero de dos subunidades idénticas de 99 aminoácidos. Los IP compiten con el sustrato en la unión al centro activo de la enzima. A pesar de su pequeño tamaño, al menos 42 mutaciones localizadas en 27 codones diferentes, se han asociado con resistencia a los IP.
Algunas de estas mutaciones están relacionadas directamente con la unión de la proteasa al inhibidor (mutaciones primarias) y otras mejoran la actividad de los mutantes sin estar directamente relacionadas con la unión al inhibidor (mutaciones secundarias).
Las resistencias a los IP aparecen más lentamente que a los NNRTI. Se seleccionan cuando éstos son administrados a dosis inadecuadas o como parte de un tratamiento subóptimo. Al menos se requieren 3 mutaciones para observar una pérdida de sensibilidad considerable a los IP. Sin embargo, la interpretación de las mutaciones en la proteasa es complicada. En primer lugar, por la variación natural de su secuencia (polimorfismo): un 48% de los pacientes que nunca han recibido IP tienen de forma natural alguna de esas mutaciones. El significado de estos polimorfismos en relación con la respuesta al tratamiento con IP y su relación con el desarrollo de otras mutaciones no está claro por el momento. Otra dificultad se refiere a las concentraciones del fármaco, que a las dosis administradas, que son las aceptables sin toxicidad prohibitiva, generalmente están muy cerca de las mínimas inhibitorias.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Medicamentos.




Deja un comentario