“Kidult”: Adultos con gustos de niños


Este es un fenómeno que caracteriza a los hombres adultos que participan en actividades y se mueven en la cultura usualmente dirigida a los niños, como los videojuegos.

El último Play Station, Wii o notebook son sólo algunos de los juegos que comúnmente los niños utilizan para distraerse, pero en este último periodo, también los usan los adultos para entretenerse.

Este fenómeno ha sido denominado como “kidult” que, como afirma la doctora Vanesa Cantillano, psiquiatra de Clínica Alemana, no es un término médico, pero la palabra se está utilizando en la actualidad en el lenguaje informal para caracterizar a un grupo de hombres adultos (edad media) que participa en actividades y se mueve en la cultura usualmente dirigida a los niños.

La especialista afirma que también podría entenderse como una “adolescencia extendida”, en el sentido de que algunos de estos hombres postergan asumir ciertas responsabilidades, como contraer matrimonio o formar pareja estable y tener hijos. Sin embargo, en sí mismo no se considera una patología, pero podría ser problemático si este estilo de vida ocasiona roces o dificultades con la familia, pares o en la relación de pareja.

El uso de los videojuegos en este grupo no presentaría un problema a menos que existan dificultades en la relación de la persona con el juego, es decir, podría ser complejo si el uso del computador, Internet u otro, se vuelve “compulsivo”, o sea, cuando la persona presenta una preocupación constante por estos aparatos, utiliza gran cantidad de tiempo en desmedro de otras actividades o se gasta altas cantidades de dinero, lo que podría generar problemas en la familia. Si el uso de estos aparatos electrónicos es compulsivo, habitualmente el individuo lo percibe como un problema e intenta disminuir o interrumpir la conducta, muchas veces sin resultados; en este caso se requiere de ayuda especializada para manejar el problema.

Es importante destacar que más que generalizar, es necesario evaluar qué dificultades podrían estar presentes en cada situación. En el caso de que la pareja esté afectada, es recomendable que se pueda explicitar la preocupación y dialogar acerca del problema. “Si la mujer está preocupada por el excesivo tiempo destinado al uso del computador o videojuego, en algunas situaciones puede estar indicada una intervención (por un terapeuta familiar o de parejas) para ayudar a comprender y resolver los conflictos, y mejorar la relación. La terapia puede ayudar con la comunicación, negociar las diferencias y resolver las dificultades de una manera más saludable”, indica la especialista.

La especialista indica que si existe sospecha de que hay síntomas de algún cuadro psiquiátrico como depresión mayor, trastornos de ansiedad, dependencia de alcohol u otras sustancias, es recomendable consultar con un profesional en salud mental.

Califica este Artículo
5 / 5 (1 votos)

Categoría: Psicología y Psiquiatría.




Deja un comentario