La exposición al humo de tabaco influye en la conducta en niños y preadolescentes


La exposición al humo de tabaco, incluso a niveles bajos, influye en la conducta en niños y preadolescentes con o sin asma que sufren depresión y ansiedad, según un estudio del Hospital Infantil de Cincinnati, hecho público en la reunión anual de las Sociedades Académicas Pediátricas celebradaen San Francisco, EEUU.
En el estudio se examinaron a 225 niños y preadolescentes expuestos al menos al humo de cinco cigarrillos diarios y que a su vez formaban parte de un estudio sobre asma por lo que los investigadores incluyeron medidas adicionales para evaluar su conducta. Estos niños estaban expuestos realmente a una media de humo de 14 cigarrillos al dia.

Se evaluaron los niveles de cotinina en sangre, sustancia producida cuando la nicotina se descompone en el organismo y puede ser medida en sangre, orina, saliva y pelo y que es considerada como el mejor indicador de medición en la exposición al humo ambiental de tabaco.

El estudio concluyó que existía relación entre los niveles de cotinina y el aumento en la aparición del carácter posesivo, puesto de manifiesto a través de la ansiedad y la depresión, entre otros problemas de comportamiento y conducta y provocando una reducción en la capacidad para poder solucionar estos problemas.

Según una de las investigadoras del estudio, Kimberly Yolton, “a mayor exposición al humo del tabaco, mayores problemas presentaban los menores ya que la exposición al humo ambiental del tabaco es considerada cada vez mas un factor de riesgo en los problemas de conducta” al aumentar estos problemas de un 7% a un 18% en los últimos 20 años.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Psicología y Psiquiatría.




Deja un comentario