No se olvide de proteger a los niños del sol


La mejor protección para los menores es evitar la exposición solar directa.

La cantidad de radiación solar que se recibe en la vida es acumulativa, es decir, un niño que estuvo demasiado expuesto al sol durante su infancia, aunque se proteja del sol siendo adulto, igual puede desarrollar algún cáncer de piel. Por esto, proteger desde los primeros días de vida es indispensable para la salud.

El doctor Winston Martínez, dermatólogo infantil de Clínica Alemana, asegura que la mejor protección es evitar la exposición solar directa. Para esto, por ejemplo, lo ideal es pasear a los niños pequeños temprano o al atardecer.

“El mejor horario para exponerse al sol es cuando la sombra que proyecta nuestro cuerpo es larga, nunca cuando es muy corta o inexistente. No olvidar que la conducta de los padres respecto del sol es la que los niños seguirán”, dice.

Hay que evitar llevar a los menores de un año a la playa y exponerlos al sol, aunque se crea que se han tomado todas las medidas de protección. Se aconseja que no se les aplique filtros solares antes del año de edad.

En los niños más grandes debe usarse fotoprotectores con factor de protección elevado (30 o más). Deben ser hipoalergénicos y no irritativos, en lo posible que contengan filtros químicos con pantallas reflectantes (elementos inertes). Se recomienda asesorarse por dermatólogos para evaluar la calidad de piel.

El especialista recomienda que “conforme el niño crece, la exposición debe ser siempre cuidadosa, no hay que abusar del sol, aunque se usen medidas de fotoprotección. No hay que comprar fotoprotectores sin conocimiento, ya que es una economía mal entendida que puede causar daño y no beneficio”, afirma.

Los fotoprotectores deben ser aplicados en cantidad adecuada, frecuentemente, previo a la exposición solar y se reaplican luego de un baño prolongado o de sudoración excesiva. En esas condiciones sirven parcialmente como hidratantes, pero no son suficientes para una completa hidratación, en especial en recién nacidos de piel delicada.

Una de las cualidades del filtro solar es la sustantividad, capacidad de adherirse a las capas más superficiales de la piel, el estrato córneo. Esto lo hace más eficiente, por tanto, cremas aplicadas previamente disminuyen esta cualidad.

Asimismo, hay que protegerlos de las altas temperaturas usando ropa adecuada, en especial, de hilo o algodón, y más bien suelta. Pero no se trata de dejarlos encerrados, porque tienen que recibir un poco de radiación para metabolizar la vitamina D, lo que se logra en forma habitual, con la rutina diaria.

En caso de quemadura solar en lactantes y niños menores, el riesgo de compromiso sistémico es mayor. La quemadura solar superficial (sin ampollas) en general requiere reposo, ingesta abundante de líquidos y lubricación con cremas hidratantes. Si son extensas y dolorosas, se aconseja consultar al pediatra o dermatólogo.

Los ojos también deben protegerse del sol

¿Qué protecciones deben usar los niños?
Anteojos con filtro UVA y UVB. El uso de gorros con viseras ayuda bastante también a disminuir la cantidad de luz solar que llega a los ojos.

¿Desde cuándo deberían usar anteojos de sol?
Desde la lactancia. Los niños pasan mucho tiempo en exteriores y expuestos al sol, y este es el principal factor de riesgo.

¿Hay niños que, por ciertas condiciones o patologías, deberían tener más precauciones?
Sí, los niños con dermatitis solar, fotofobia de diferentes tipos, albinismo, cataratas, enfermedades retinales (como retinitis pigmentosa y enfermedad de Stargardt) y antecedentes familiares de patología ocular asociada a la radiación ultravioleta.
También aumenta el compromiso en quienes ingieren ciertos medicamentos como sulfas, diuréticos y algunos tranquilizantes.

¿En qué lugares geográficos hay que tener más cuidado?
La radiación ultravioleta es más intensa a menor latitud y mayor altitud; por ejemplo, en regiones polares la radiación UV es menor que en el ecuador; sin embargo, el efecto protector que ejerce la capa de Ozono (que filtra gran parte de la radiación UV que llega a la Tierra) se ha perdido en ciertas zonas (como en Chile, donde existe un verdadero “agujero de ozono”), por lo que se requiere reforzar la protección con anteojos de sol.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Dermatología.




One Response to “No se olvide de proteger a los niños del sol”

  1. yessi Dice:

    hola tengo una pregunta ya gradeseria su ayuda para una investigacion escolar.
    -los protectores solares xk no pueden utilizarse enlos niños de lactancia?
    – y que daños pueden causarse’
    y si no es mucha molestia me gustaria saber x k asen daño los fotoprotectores en los ojos k es lo que causa ps ?

    le gradeceria si pudiera contestar mis preguntas graxias


Deja un comentario