Otras Vacunas Para El Virus del Sida Vih


Es recomendable que el paciente con VIH lleve un control de su vacunación. Por ello, estas son algunas de las vacunas que no pueden faltar en el historial de un enfermo de VIH.

* Vacuna del tétanos. Cualquier persona, tenga o no tenga VIH, necesita un refuerzo cada 10 años.

* Vacuna antineumocócica. Ayuda a protegerse del neumococo, la bacteria causante de la neumonía. Esta vacuna debe repetirse casa 5 ó 6 años.

* Hepatitis A. Si el paciente nunca ha tenido hepatitis A y no es inmune a ella, debe ponerse la vacuna en 2 fases y hacer un seguimiento para asegurarse de que funciona. Esta vacuna es especialmente importante para aquellas personas con patitis B o C crónica.

* Hepatitis B. Si el paciente nunca ha tenido hepatitis B, la vacuna se inyecta en 3 fases y el paciente debe asegurarse de que resulta eficaz. También existe una vacuna combinada de 3 dosis que protege contra la hepatitis A y B.

* Vacuna contra la gripe. Se recomienda ponerla en otoño, y no porque las personas seropositivas tengan más tendencia a ponerse enfermos sino porque es un lastre contra el que el cuerpo también tendrá que combatir.

Todas las vacunas funcionan mejor cuando el sistema inmunológico está fuerte. Por ello, si el paciente ya ha comenzado con el tratamiento antirretroviral, no es el mejor momento para comenzar con la aplicación de todas estas vacunas. Sie e serán más eficaces si el enfermo espera hasta que el recuento de células CD4 haya incrementado y la carga viral sea ya indetectable.

Sin embargo, existen excepciones en personas con un recuento alto de células CD4 que pueden necesitar otras vacunas. Estas pueden ser vacunas contra el sarampión, la rubéola, la varicela y la fiebre amarilla.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Exámenes y Equipo Médico.




Deja un comentario