¿Por qué debe amamantar a su bebé?


La lactancia Materna .
Ya sea que acaba de ser mamá o está en la dulce espera, si está leyendo esta sección de nuestra página en Internet, probablemente esté interesada en cuidar a su bebé lo mejor posible. Y una de las mejores cosas que sólo usted puede hacer, es amamantarlo durante el mayor tiempo que pueda. Si bien amamantar no es la única opción para alimentar a su bebé, todas las madres poseen el potencial para hacerlo con éxito y convertir este acto en una experiencia maravillosa. O, quizás, usted es la pareja o un familiar de una madre que está amamantando, y desea saber más acerca de la lactancia materna. ¡Está en el lugar perfecto! El propósito de esta sección consiste en proporcionar información práctica y útil, y contribuir a mejorar los índices de lactancia materna en todas las mujeres. ¡Sumérjase dentro de nuestros recursos y descubrirá cómo amamantar a su bebé puede ser una de las cosas más importantes que haga por usted y por su hijo!

¿Por qué debe amamantar a su bebé?

Mejor para su bebé La leche de la mamá tiene exactamente la cantidad necesaria de grasa, azúcar, agua y proteínas que se requieren para el crecimiento y el desarrollo de un bebé. Para la mayoría de los bebés es más digerir la leche materna que la fórmula infantil. La leche materna posee agentes (denominados anticuerpos) que contribuyen a proteger a los lactantes de las bacterias y los virus, y los ayudan a combatir infecciones y enfermedades. La leche humana proveniente directamente del pecho, siempre está estéril.

Mejor para la mamá. El amamantar ahorra tiempo y dinero. No tiene que comprar, medir y mezclar fórmulas, y no tiene que calentar biberones a medianoche. El amamantar también ayuda a crear un vínculo entre la madre y su bebé. El contacto físico es importante para los recién nacidos y puede ayudarlos a sentirse más seguros, cálidos y cómodos. Al amamantar se gastan más calorías, haciendo que sea más fácil bajar las libras ganados durante el embarazo. También ayuda a que el útero retorne a su tamaño original más rápidamente y disminuye cualquier hemorragia que pueda presentar una mujer luego del parto. Amamantar también puede disminuir el riesgo de cáncer de mama y de ovario.

Los riesgos para la salud de no amamantar

La leche materna contiene agentes (denominados anticuerpos) que ayudan a proteger a los bebés de las bacterias y los virus. Estudios recientes demuestran que los bebés que no son alimentados exclusivamente mediante la lactancia por 6 meses tienen más probabilidades de desarrollar una amplia gama de enfermedades infecciosas, incluyendo infecciones en los oídos, diarrea y enfermedades respiratorias, y se los interna más a menudo. Además, en los Estados Unidos, los bebés que no son amamantados tienen un índice 21% más alto de mortalidad postneonatal.

Algunos estudios sugieren que los bebés que no son amamantados tienen índices más altos de síndrome de muerte súbita infantil (SIDS, por sus siglas en inglés) en su primer año de vida, e índices más altos de diabetes de tipo 1 y 2, linfoma, leucemia, enfermedad de Hodgkin, exceso de peso y obesidad, colesterol elevado y asma. Se necesita más investigación en estas áreas (Academia Estadounidense de Pediatría, 2005).

Los bebés que no son amamantados se enferman con más frecuencia y deben visitar al médico más a menudo.

Además, cuando amamanta, no hay biberones ni tetillas para esterilizar. A diferencia de la leche materna directa del seno, la fórmula infantil puede ser contaminada.

Las ventajas de la lactancia

Amamantar tiene muchas ventajas. Aún si sólo puede hacerlo por un corto período de tiempo, la leche materna beneficia al sistema inmunológico de su bebé. A continuación aparecen muchas otras ventajas de la leche materna para la madre, el bebé y otros:

Ventajas para el bebé: La leche materna es el tipo de nutrición más completo para los bebés. Contiene la cantidad exacta de grasa, azúcar, agua y proteína que un bebé necesita para crecer y desarrollarse. A la mayor parte de los bebés le resulta más fácil digerir la leche materna que la fórmula.

Debido a eso, los bebés amamantados se desarrollan exactamente de la forma correcta. Tienden a tener un menor aumento innecesario de peso y a ser más delgados. Esto puede hacer que estén menos excedidos de peso más adelante en su vida.

A los bebés prematuros que son amamantados les va mejor que a aquellos que son alimentados con fórmula.

Los bebés amamantados tienen mediciones de cociente intelectual más altas durante la infancia, especialmente aquellos que nacieron en forma prematura.

Ventajas para la mamá: Amamantar utiliza calorías adicionales, lo que hace más fácil perder el peso que aumentó durante el embarazo. También ayuda a que el útero regrese a su tamaño original y disminuye el sangrado que pueda tener luego de dar a luz.

Amamantar, especialmente amamantar en forma exclusiva (sin suplementar con fórmula) retrasa el regreso de la ovulación normal y los períodos menstruales. Sin embargo, debería hablar con su médico o enfermera acerca de las opciones en cuanto a métodos anticonceptivos.

Amamantar disminuye el riesgo de cáncer de seno y de ovario, y posiblemente también el riesgo de fracturas de cadera y osteoporosis después de la menopausia.

La lactancia simplifica su vida. Ahorra tiempo y dinero. No necesita comprar, medir ni mezclar fórmula. ¡No hay que calentar biberones a altas horas de la madrugada!

Una madre puede brindarle satisfacción inmediata a su bebé proveyéndole su leche materna cuando su bebé tiene apetito.

La lactancia hace que la madre se tome períodos de tiempo tranquilos para sí misma y para su bebé. Amamantar puede ayudarle a crear lazos de afecto con su bebé. El contacto físico es importante para los recién nacidos, y puede ayudarles a sentirse más protegidos, abrigados y consolados.

Las madres que amamantan pueden sentir más confianza en sí mismas y más cercanía y lazos de afecto con sus bebés.

Ventajas para la sociedad: La lactancia disminuye los gastos médicos. Los gastos médicos totales para el país son menores para bebés amamantados por completo que para aquellos que nunca lo fueron, porque los bebés amamantados necesitan menos visitas al médico por enfermedad, menos medicamentos y menos internaciones.

La lactancia contribuye a tener una población activa más productiva. Las madres que amamantan pierden menos días de trabajo, ya que sus bebés se enferman con menor frecuencia. Los costos médicos para los empleadores también son menores y la productividad de los empleados es mayor.

La lactancia es mejor para el medio ambiente porque hay menos basura y menos residuos plásticos comparados con los que producen las latas de fórmula y los suministros para biberones.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Consejos para Mamá.




Deja un comentario