Preguntas Frecuentes Acerca de las Mamografi­as .


¿Qué es una mamografía?

Una mamografía es un examen que se hace para buscar anomalías, o problemas, en los senos de una mujer. El examen utiliza una máquina especial de rayos x para tomar imágenes de ambos senos. Los resultados quedan registrados en una placa fotográfica que su proveedor de atención médica puede examinar.

Las mamografías buscan detectar nódulos y cambios en los tejidos del seno que con el tiempo pueden convertirse en problemas. Pueden descubrir pequeños nódulos o masas que ni un proveedor de atención médica ni una mujer pueden palpar al hacer un examen físico del seno. Los nódulos o masas en los senos pueden ser: benignos (no cancerosos) o malignos(cancerosos). Si se descubre un nódulo, el proveedor de atención médica pedirá una biopsia, que es un examen para el cual se extrae una pequeña cantidad de tejido del nódulo y del área adyacente al mismo. El tejido se envía a un laboratorio para buscar indicios de cáncer o de cambios que indiquen la probabilidad de que éste vaya a ocurrir. La detección temprana del cáncer de seno significa que la mujer tendrá más posibilidades de sobrevivir la enfermedad. También existen más opciones de tratamiento cuando la enfermedad se detecta en forma temprana.

¿Existen distintos tipos de mamografías?

Existen dos razones por las que se hacen mamografías. Las mamografías de exploración se hacen para mujeres que no tienen síntomas de cáncer de seno. Las mamografías de diagnóstico se hacen cuando una mujer tiene síntomas de cáncer de seno o un nódulo en el seno. Las mamografías de diagnóstico tardan más tiempo que las de exploración, porque se toman más imágenes del seno.En Enero de 2000, la Administración de Alimentos y Drogas (FDA, por sus siglas en inglés) aprobó un nuevo método para hacer mamografías, llamado mamografía digital. Esta técnica registra las imágenes de rayos x en una computadora, en lugar de placas fotográficas. Puede reducir la exposición a la radiación, le permite a la persona que toma la radiografía hacer ajustes sin tener que hacer otra mamografía, y toma imágenes del seno entero aunque varíe la densidad del tejido del mismo.

¿Son seguras las mamografías?

Una mamografía es una radiografía del seno, segura y con una pequeña dosis de rayos x. Una mamografía de alta calidad, junto con un examen clínico del seno (hecho por un proveedor profesional de atención médica) son las herramientas más efectivas para la detección temprana del cáncer de seno.

¿Cómo se lleva a cabo una mamografía?

Usted se para frente a una máquina especial de rayos x. La persona que toma las radiografías (siempre una mujer) coloca sus senos (uno por vez) entre dos placas de plástico. Las placas presionan su seno haciéndolo más plano. Usted sentirá presión en su seno por unos segundos. Puede causarle alguna molestia, una sensación de apretón o pellizco, pero cuanto más plano esté su seno, mejor será la imagen. Lo más usual es que se tomen dos imágenes del seno, una del costado y una desde arriba. El procedimiento completo tarda sólo unos pocos minutos.

¿Cómo se lleva a cabo una mamografía para una mujer con implantes de seno?

Si usted tiene implantes de seno, asegúrese de informar sobre esto al centro de mamografías. Necesitará una operadora de rayos x que esté entrenada en cómo tomar radiografías de pacientes con implantes. Esto es importante porque los implantes de seno pueden ocultar algún tejido del seno, lo que puede hacerle difícil al radiólogo detectar el cáncer de seno al mirar sus mamografías. Por esta razón, al hacer la mamografía de un seno con implante, la operadora de rayos x puede alzar gentilmente el tejido del seno, separándolo ligeramente del implante.

¿Con qué frecuencia debería hacerme una mamografía?

Las mujeres de más de 40 años de edad deberían hacerse una mamografía cada 1 o 2 años. Esta pauta acaba de ser promulgada nuevamente por el Grupo de Tareas de Servicios Preventivos del gobierno federal de los Estados Unidos, y también es la posición del Secretario del Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos. Puede que las mujeres que han tenido cáncer de seno o problemas en los senos, o con antecedentes familiares de cáncer de seno, necesiten empezar a hacerse mamografías a una edad más temprana, o con más frecuencia. Consulte a su proveedor de atención médica acerca de la frecuencia con la que usted debería hacerse una mamografía. Recuerde que las mamografías no eliminan la necesidad de que un proveedor de atención médica examine sus senos, ni de examinarse a sí misma.

Si descubre un nódulo o nota cambios en su seno, consulte inmediatamente a un proveedor de atención médica, cualquiera sea su edad. Su proveedor de atención médica puede pedir una mamografía para poder ver mejor los cambios en sus senos.

¿Cómo puedo prepararme para mi mamografía?

Primero, consulte con el lugar donde va a hacerse la mamografía acerca de cualquier cosa en especial que deba hacer antes de ir. Aquí hay algunas pautas generales a seguir:

Haga su cita para la mamografía para una semana después de su período. Sus senos duelen menos luego de su período.

Use una camisa con pantalones cortos, pantalones largos, o pollera. De esa forma, usted podrá desvestirse de la cintura hacia arriba y dejarse puestos el pantalón corto, el pantalón largo o la pollera al hacerse la mamografía.

No use ningún desodorante, perfume, loción o talco debajo de sus brazos o en sus senos el día de su cita para la mamografía. Estos productos pueden hacer que aparezcan sombras en su mamografía.

¿Existe algún problema con las mamografías?

Como cualquier examen médico, las mamografías pueden tener sus límites. Algunos de estos límites son:

Las mamografías son sólo una parte de un examen completo de senos. Si indican anomalías, su proveedor de atención médica hará otros exámenes.

Pueden haber resultados negativos falsos. Esto significa que todo parece ser normal, sin embargo está presente el cáncer. Los resultados negativos falsos no ocurren a menudo. Las mujeres jóvenes tienen mayor probabilidad de tener una mamografía negativa falsa que las mujeres mayores. Esto es porque el tejido del seno es más denso, lo que hace más difícil detectar el cáncer.

Pueden haber resultados positivos falsos. Esto sucede cuando los resultados de la mamografía parecen indicar que está presente el cáncer, aunque esto no es así. Los resultados positivos falsos son más comunes en las mujeres jóvenes que en las mujeres mayores.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Preguntas y Respuestas.




Deja un comentario