Prueba del Virus del Sida Vih


La prueba para detectar el VIH es un análisis rutinario que está al alcance de cualquier adulto o adolescente, lo que significa que cualquier persona puede conocer si está infectado o no por el virus. En una sociedad en la que los factor de riesgo están a la orden del día, un simple análisis puede evitar problemas posteriores, ya que el VIH puede ser fatal si no se diagnostica a tiempo.

Cuando una persona está infectada con el virus del VIH, el cuerpo responde con la producción de anticuerpos que combaten la infección. Si se detectan anticuerpos contra el VIH, la persona suele estar infectada. Gran parte de las personas sarrolla anticuerpos detectables contra el VIH en el período que se extiende desde la sexta a la duodécima semana de haberse infectado. En los casos más excepcionales, el desarrollo de anticuerpos puede tardar hasta seis meses. Es extremada mente improbable que el desarrollo de anticuerpos se produzca en un período superior a los seis meses. Por ello, las personas sexualmente activas, especialmente aquellas que tienen relaciones sexuales sin protección, deben hacerse la prueba cada seis meses en lugar de repetirla cada vez que sientan que han podido estar expuestos al contagio del VIH.

La prueba del VIH está especialmente recomendada para aquellas personas que hayan sufrido alguna enfermedad de transmisión sexual (ETS), hepatitis viral, tuberculosis o problemas que pudieran ser causados por la propia infección del VIH, mo la pérdida de peso o la diarrea crónica. Además, todas las mujeres embarazadas deben realizarse la prueba ya que el tratamiento puede prevenir la transmisión del virus al feto.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Exámenes y Equipo Médico.




Deja un comentario