¿Engordan los Frutos secos?


Por su contenido calórico y su nivel de grasas, los frutos secos como almendras, nueces, avellanas o manís, han sido considerados como alimentos engordantes. Por tal razón, quienes cuidan la línea, suelen considerarlos con frecuencia como enemigos de la dieta.
Sin embargo, hoy en día existen investigaciones que echan por tierra esta teoría y desvinculan a los frutos secos de la obesidad. Actualmente médicos como nutricionistas, coinciden en destacar las bondades de los frutos secos para la salud. Se sabe por ejemplo que son aliados en la prevención de enfermedades cardiovasculares, cáncer y diabetes, y que contribuyen a disminuir el colesterol.
Los frutos secos son ricos en fibra, proteínas y en ácidos grasos Omega 3. Ayudan a disminuir la sensación de hambre, a la vez que aumentan la termogénesis y la energía gastada en reposo.
Los expertos recomiendan no añadir los frutos secos como un extra en la dieta, pues de esta forma se incrementaría la ingesta total de calorías, sino deben incluirse como un sustitutivo de productos que poseen un mal perfil nutricional, tales como las patatas fritas o la bollería industrial.
Se recomienda el consumo de frutos secos en cantidades de alrededor de 25 a 30 gramos por día, en reemplazo de otras fuentes de grasas, especialmente saturadas.
Pero no solo es importante comer la cantidad adecuada de frutos secos, sino que deben comerse de la manera correcta. Es decir al natural, sin sal, y sin que hayan sido fritos o tostados, ya que esto aportaría grandes cantidades sodio y grasas al organismo.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Nutrición y Dietética.




Deja una respuesta