Aceite Esencial Árbol de Té


Idoneo para el tratamiento de las infecciones orales (aftas, gengivitis). Gracias a sus propiedades antiinfecciosas, es un excelente aceite para la difusión atmosférica. Limita las infecciones respiratorias. Estimula la microcirculación cutánea y tiene un efecto beneficioso en el tratamiento de los problemas cutáneos de origen bacteriano o viral. Es un aceite imprescindible en la aromaterapia familiar, en particular para el cuidado de la piel y del cabello.
Tres a cinco gotas de aceite de árbol de té diluidas en 5 ml de aceite vegetal de Macadamia o Avellana aplicadas en masaje ayudan a luchar contra todo tipo de infecciones (respiratoria, cutánea).
Algunas gotas en el champú favorecen una acción anticaspa. En el ámbito medico, se utiliza en el tratamiento de las quemaduras debidas a la radioterapia.
Propiedades
Antiinfeccioso, antiinflammatorio, inmunoestimulante, antifúngico.

Cultivo
Biológico
Especie Botánica
Melaleuca Alternifolia
Familia Botánica
Mirtáceas
Quimiotipo
Terpineol-4-ol, G-terpineno, A-terpineno,
Parte destilada
Hojas, destiladas al vapor de agua sin presión.
Aroma
Este aceite esencial no se usa por su aroma sino por sus propiedades en los productos de higiene corporal (jabones, champúes) y cosméticos.
Advertencias
Aceite esencial apto para niños.
Mantener fuera del alcance de los niños. No recomendado para mujeres embarazadas, o que amamantan, ni para los menores de 3 años.
No aplicar puro sobre la piel. Evitar el contacto con los ojos y mucosas. Diluir en aceite vegetal o usar con difusor. No ingerir.
Estas propiedades e indicaciones fueron sacadas de obras de referencia en aromaterapia. Esta información tiene un carácter meramente informativo, y no se puede considerar como una información médica, ni comprometer nuestra responsabilidad legal.
Conservar el aceite esencial en un lugar seco, fresco y fuera del alcance de la luz.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Plantas Medicinales.




Deja un comentario