Actividades de la Consulta de una clínica de lactancia


– Revisar y Analizar la información registrada en el carné perinatal o del niño: antecedentes generales de la madre (mórbidos, gineco-obstétricos, dieta, hábitos, estado nutricional); antecedentes del embarazo, parto y puerperio; antecedentes del RN.
– En este periodo se considera que la madre está sicológicamente muy sensible, los profesionales que intervienen en la consejería de lactancia deben tener una conducta acogedora y prudentemente afectuosa. Durante la primera intervención siempre debe hacerse un reconocimiento de lo que la madre está haciendo bien y/o mal, sin desvalorizar ni criticar, deben corregirse los detalles que interfieren con la lactancia en forma sutil para no herir susceptibilidades maternas.
– Evaluación de mamas orientado a revisión del pezón, piel de la areola, congestión, color de la piel, dolor espontáneo y/o al amamantar.
– Evaluación del niño: boca, clavícula, hematomas (cabeza, rostro), revisar genitales y zona perianal (micosis)
– Control de peso del niño
– Observar y evaluar técnica de amamantamiento del niño(a) en forma directa e indirecta: colocación del niño al pecho, posición, actitud e interacción del binomio.
– El dolor de los pezones es signo patognomónico de problemas de lactancia, siendo las causas más frecuentes: una mala técnica de amamantamiento, disfunción motora oral del niño o una micosis mamaria.
– Evaluar de la técnica de amamantamiento: posición de la madre, posición de la mano que ofrece el pecho, posición corporal del niño con respecto a la madre, acoplamiento boca-pecho (posición de labios y lengua), ritmo de succión, forma de retirar del pecho, signos de compresión del pezón.
– Corregir y/o reforzar técnica de amamantamiento
– Enseñar técnicas de extracción y conservación de leche de acuerdo a necesidad y recursos de la madre. En toda clínica de lactancia debe implementarse un módulo educativo sobre técnicas de extracción, conservación y manejo de la leche extraída. Las técnicas de extracción de leche deben ser conocidas y aprendidas por todas las madres que amamantan, pues constituyen una alternativa ideal para mantener la lactancia materna exclusiva en caso de separación de madre-hijo, en especial cuando la madre se reintegra al trabajo.- Realizar diagnóstico de acuerdo a evaluación del paciente para la toma de decisiones en el inicio y mantención de la lactancia con dificultades o si ha suspendido parcial o totalmente la lactancia y desea reiniciarla.
– Elaborar un plan de acción
– Indicar de acuerdo a cada caso: reforzamiento de técnicas, tratamiento y/o solución a los problemas encontrados, indicaciones nutricionales a la nodriza, referir según necesidad a otro integrante del equipo (Médico, Nutricionista, Asistente Social, psicólogo)
– En las consultas siguientes debe evaluarse el cumplimiento del plan propuesto y hacer los ajustes necesarios de acuerdo a los resultados observados.
– Siempre debe evaluarse a la madre y al niño en conjunto para pesquisar si hay patología asociada. De ser necesario, se debe derivar a Médico, Nutricionista, Asistente Social, psicólogo
– Idealmente siempre debe entregarse material educativo a la madre, el cual debe estar orientado a las necesidades físicas y emocionales de esta para mantener el amamantamiento.
– Cada sesión debe ser registrada en la Ficha Clínica de la paciente o en una ficha específica, la cual posteriormente deberá adosarse a ficha de la madre al no disponer de esta en forma inmediata.
– Citar a las consultas de seguimiento según necesidad, incluso dejando en claro a la paciente que si lo necesita puede hacerlo en forma espontánea sin cita previa.
– Organizar actividades con grupos de madres para el intercambio de experiencias, lo cual hace que las madres no se sientan solas o que no sirven para la lactancia al compartir sus experiencias con otras mujeres en su misma situación.
– La clínica de lactancia debe contar con un registro de las madres que acuden a consultar para realizar un seguimiento del proceso de lactancia, idealmente hasta que se realice el destete. Si la madre se siente apoyada por el equipo de salud y ve que este se interesa por su situación, con segundad recuperará su confianza y con ello su capacidad de amamantar exitosamente a su hijo.
Con los datos que se obtienen los servicios de salud podrán evaluar las acciones de fomento y mantención de la lactancia a nivel local y nacional.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Nutrición y Dietética.




Deja un comentario