Anorexia y bulimia, una moda fatal


En la última década, la anorexia y bulimia han sido dos trastornos que afectan principalmente a jóvenes entre los 13 y 23 años, cuyo índice es 10 veces más frecuente en la mujer que en el hombre, situación que causa alarma entre los psiquiatras y nutricionistas, quienes las han declarado oficialmente como trastornos de la conducta alimentaria.

La anorexia nerviosa, según la organización mundial de la salud es una enfermedad que se caracteriza por una pérdida deliberada de peso por parte del enfermo. El síndrome de la bulimia, se identifica por la excesiva ingestión de alimentos y una exagerada preocupación por el sobrepeso, situación que lleva a la persona provocarse el vómito.
Los médicos consideraban que una de las razones fuertes del incremento de estos desórdenes, se debe a factores sociales y culturales.
Las anoréxicas llamadas restrictivas, muestran una férrea disciplina, logran dejar de comer de forma radical, y bajan de peso hasta enfermar; también están aquellas que recurren a otras medidas, como los vómitos y los laxantes. Las mismas estrategias purgativas siguen las personas con bulimia, que presas de hambre desmedida y voraz se gratifican con grandes atrancones de forma compulsiva.
Poco a poco estos síntomas se van tornando peligrosos y se acompañan de alteraciones en el comportamiento y trastornos psicológicos.
Las personas afectadas por esta patología presentan los siguientes síntomas:
• Rechazo voluntario de los alimentos.
• Disminución notable en la ingestión de líquidos.
• Conductas alimentarias extrañas, como cortar en pequeños trozos, esconderlos o tirarlos.
• Realización de ejercicio compulsivo.
• Uso de laxantes.
• Vómitos inducidos.
• Aislamiento social.
Psicológicos:
• Miedo o pánico a subir de peso.
• Dificultad de concentración y aprendizaje.
• Desinterés sexual o temor a perder el control.
• Estados depresivos y obsesivos.
• Negación de las sensaciones de hambre, sed, fatiga y sueño.
Físicos:
• Pérdida de peso notable.
• Fatiga.
• Piel seca.
• Vértigo y dolor de cabeza.
• Deshitradación.
• Insomnio.
• Estreñimiento
• Daños renales hipertrofia
• Infarto y muerte, en casos muy graves
Los bulímicos padecen los siguientes síntomas de comportamiento:
• Atrancones de comida a escondidas.
• Ingestión de comidas destinadas a terceros, pero cuando son sorprendidos se molestan y niegan toda evidencia.
• Vómitos autoprovocados.
• Uso indiscriminado de laxantes y además, abuso de alcohol y drogas
Estos son algunos de los riesgos que enfrentan las personas con estas enfermedades, por lo que es muy importante identificar las patologías a tiempo para evitar complicaciones.

Artículos relacionados :Estrés, síntomas, consecuencias y terapiasEntre el estrés y la enfermedadEl síndrome del túnel carpiano y el ratón del ordenadorLa obesidad, un problema de saludNo hay etiquetas para esta entrada.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Nutrición y Dietética.




Deja un comentario