Apoyo educativo a la mujer gestante


Durante la gestación, junto con controlar periódicamente el estado de salud de la madre y el niño, los profesionales de la salud deben tener un conocimiento cabal sobre la lactancia para que puedan motivar a las madres a amamantar y a superar los temores o dificultades que se puedan presentar. La madre está dotada de una intuición natural que le permite enfrentar situaciones particulares de su pequeño hijo con bastante acierto y de la cual el personal de salud siempre tiene algo que aprender. Las observaciones e intervenciones deben ser hechas con prudencia y respeto para que ella las reciba como apoyo y no como una crítica a su forma de actuar. El manejo debe respetar las condiciones individuales de madre-hijo en cuanto a salud y a su realidad sociocultural.
Durante la gestación la madre debe prepararse sicológicamente para amamantar a su hijo. Eso la motivará a aprender todo lo referente a lactancia, a cuidar su estado nutricional, a evitar riesgos para el niño que está en gestación y a prepararse adecuadamente para cumplir esta función. En este período ella está extraordinariamente receptiva a todo lo que sea en favor de dar a su hijo una mejor atención. Es una circunstancia muy propicia para el fomento y la promoción de la lactancia.
Los conocimientos se pueden entregar en forma sencilla y práctica. Los consejos y recomendaciones deben darse de acuerdo a las condiciones específicas de la madre: primigesta, multípara, experiencia anterior sobre lactancia, actitudes, creencias, conocimientos, circunstancias sociales, tabúes, hábitos y prácticas alimentarias en la familia, preferencias, aversiones, etc.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Fertilidad y Embarazo.




Deja un comentario