Atención médica del recién nacido


La atención del recién nacido debe propender a no interferir en estos complejos y delicados procesos naturales. Para ello se recomienda no separar bruscamente al niño del lado de su madre, sino dejarlo sobre su pecho en contacto de piel a piel y cubierto con un paño después de secarlo.

Esto le permite temperarse con la temperatura corporal de su madre, seguir percibiendo sus latidos cardíacos y ritmo respiratorio y de esa forma adaptarse progresivamente a este nuevo ambiente tan diferente al vientre materno.

Consejos

Hoy no se aspira al recién nacido (ni aún en presencia de meconio si el niño tiene un buen esfuerzo respiratorio), no se recomiendan colirios y se pospone la vitamina K para después de la primera hora de vida. El aseo del niño se puede postergar. El vernix o unto sebáceo que cubre el cuerpo del recién nacido, protege y lubrica su piel, le ayuda a mantener la temperatura corporal y evita la pérdida insensible de agua a través de la piel.

Atención médica del recién nacido  Fertilidad y Embarazo

El niño debe ser supervisado y evaluado permanentemente por el personal de salud. El APGAR del niño se toma 1 minuto después del parto y se repite 5 minutos después, y no es necesario interferir el apego. El control de peso y talla y examen físico completo del recién nacido pueden posponerse.

Se debe practicar la observación conjunta de la madre. La permanencia de la madre en una camilla angosta no debe ser excusa para alejar al niño de ella.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Fertilidad y Embarazo.




Deja un comentario