Autocontrol de la diabetes mellitus; autoanálisis de glucemias


En relación al pronóstico de la diabetes, según se desprende de los diferentes estudios realizados sobre su control y complicaciones, el pronóstico a largo plazo está muy relacionado con mantener unos niveles de azúcar en la sangre (glucemias), lo más cercanos a la normalidad. Parece que los niveles de glucemia persistentemente elevados son los que contribuyen a causar el daño vascular que afectará al riñón, la retina, y otros órganos, condiconando el pronóstico final de estos pacientes.

Para conocer como ha sido el control de estos niveles de glucemia, se utiliza habitualmente una analítica sanguínea periódica; las cifras de hemoglobina glicosilada (HbA1C), y se sabe, de manera aproximada, que determinados niveles de HbA1C indican que han existido unos niveles determinados de azúcar en sangre.

 Autocontrol de la diabetes mellitus; autoanálisis de glucemias Diabetes

El problema es que este control se hace de una forma retrospectiva y, teniendo en cuenta además que los niveles de glucemia varían a lo largo del día según las circunstancias (ejercicio, trabajo, comidas, etc.) sin que produzcan síntomas que permitan detectarlos precozmente (excepto la hipoglucemia importante), parece oportuno intentar determinar con más certeza estos niveles de glucemia, y así conseguir un control más óptimo de la enfermedad y, por tanto, de su pronóstico.

Para ello, la mejor fórmula existente actualmente es el control por el propio paciente de sus niveles de glucemias, con la denominada técnica de “autoanálisis sanguíneo de la glucemia”.

Está técnica está especialmente indicada para el control de los diabéticos tipo 1, que lo suelen ser desde jóvenes, precisando insulina desde años. También para los diabéticos tipo 2 que por su mala evolución o por necesitar insulina para su control, precisan que los niveles de glucemia sean especialmente estrictos.

Con esta información, el paciente puede comprobar que su tratamiento está siendo correcto, lo que le motiva y permite llevar una vida más ajustada a sus necesidades: si hace ejercicio, el tipo de dieta que toma y ver como repercuten sus variaciones según necesidades sobre sus glucemias.

Así se pueden conseguir niveles de glucemias similares a los de una persona normal, lo que asegura un mejor pronóstico,  teniendo en cuenta que cifras de glucemia oscilarán más que en las personas sin diabetes, ya que su problema es debido a una enfermedad, y por tanto, la vuelta a la normalidad completa es imposible.

La frecuencia de este control se acuerda entre el médico (endocrinólogo o médico de familia) y el enfermo, pero como norma general en la diabetes tipo 1 se realizarán 4 autoanalisis diarios, y para los tipos 2, al menos 1 ó 2 controles diarios.

El horario también se consensua, pero es más interesante hacerlos a unas determinadas horas, como pueden ser:

La técnica de automedida es sencilla:

Es conveniente rotar el lugar de la extracción, habitualmente, lo laterales de los dedos, ya que las yemas de los dedos tienen mayor sensibilidad y se utilizan para reconocer los diferentes objetos, con lo que es mejor no utilizarlas.

Una vez obtenidos estos resultados, es conveniente apuntarlos para comentarlos con su médico, y establecer como se comporta su diabetes ante diferentes situaciones.

Así, en el futuro, aunque no se hagan medidas de la glucemia, se tendrá una idea aproximada de cómo se reaccionaba ante diferentes situaciones.

Antes de poner en marcha esta técnica, se debe instruir al paciente mediante el adecuado programa de educación diabetológica, en el cual se informa al paciente de las características del aparato, su mantenimiento, y cuando sospechar que pude estar funcionando incorrectamente.

También es conveniente combinar la auutomedida con controles de glucemias en sangre y de HbA1C, para comprobar que existe congruencia entre lo que nos indican los patrones de la máquina, y los resultados analíticos.

En el futuro se comercializarán aparatos con tecnología láser que evitarán o minimizarán el dolor de la toma de muestras.
También se está trabajando en medidores de glucemia continuos a través de rayos infrarrojos, y de tomas de glucemia en el líquido intersticial del tejido subcutáneo, que se corresponden bien con los hallados en sangre capilar, pero la toma de muestras es mínimamente invasiva y por tanto, mucho menos dolorosa.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Diabetes.




Deja un comentario