Calidad del Semen


Un informe difundido por la Fundación Europea de la Ciencia (ESF, según su sigla en inglés) alerta sobre el progresivo deterioro de la salud reproductiva de los hombres y revela que este deterioro “puede tener efectos sobre la salud general del varón”.
La clave se encuentra en la principal hormona masculina, cuyo papel no se limita a la esfera sexual. “Se ha observado que los jóvenes de hoy tienen niveles más bajos de testosterona, lo que incrementa su riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares y diabetes tipo 2”, sostuvo Nicolás Olea, catedrático de la Facultad de Medicina de la Universidad de Granada, quien formó parte de la investigación.
Las causas del drástico empeoramiento de la salud reproductiva de los varones no están del todo claras, pero hay cada vez más pistas. El informe de la ESF describe varios factores genéticos que están vinculados a una peor calidad de los espermatozoides, pero los expertos creen que el estilo de vida es el elemento determinante.

Esta publicación, que pone en alerta a varios países del continente europeo, se suma a otra investigación publicada en Dinamarca en la que se estudió a 500 jóvenes inscriptos al servicio militar. “Entre otros datos, allí pudo verse que más del 50 por ciento de los consultados ingería medio litro de gaseosa por día, lo que por supuesto repercute en la calidad del semen”, explicó el urólogo Pablo Dédola, integrante de Fecunditas, Instituto de Medicina Reproductiva.
Para Dédola, “todas las hipótesis refieren a una mala calidad de vida, asociada a la obesidad, el sedentarismo, la ingesta de alcohol y, la consecuencia directa, es el registro de bajos niveles de testosterona,  la principal hormona masculina”.
Incluso, la exposición de los fetos a las sustancias químicas, capaces de interferir en la formación de los órganos sexuales, es objeto de varias investigaciones. Dichos compuestos, como el bisfenol-A, los ftalatos o los parabenos, se encuentran en múltiples bienes de consumo del entorno cotidiano, como en envoltorios de comida, champús o mamaderas.
“Nuestra hipótesis de trabajo es que la exposición del feto a estos contaminantes químicos puede aumentar el riesgo de malformaciones de los genitales, cáncer de testículos y mala calidad del semen cuando se alcanza la edad adulta”, precisó  Nicolás Olea.
“Y lo peor es que el mayor peligro se produce durante los primeros días o semanas de la gestación, cuando la futura madre no es consciente de que está embarazada porque ni siquiera ha tenido la primera falta”, agregó el especialista español.
Por su parte, Roberto Coco, director del Laboratorio de Reprogenética de Fecunditas, también apuntó contra el estilo de vida como responsable de los eventuales trastornos de la salud. “Las condiciones de aparente confort que persigue la sociedad actual nos ha llevado a estar en contacto con elementos nocivos responsables de los trastornos endocrinos que se vienen percibiendo”, sostuvo el especialista.
Es que “el trabajo que demanda alcanzar ese confort consume el tiempo que debemos dedicarle a la preparación de comidas adecuadas;  la combinación de sedentarismo y mala alimentación es el enemigo número uno de nuestra salud”, concluyó Coco.
Fuente: Infobae.Com
Articulos Relacionados :Ciclismo y Calidad de los EspermatozoidesEfectos del bisfenolSedentarismo y disfunción eréctilMecanismo Eléctrico de los espermatozoidesHombres y ácido fólicoVida mas sanaNutrición en EmbarazadasEdad para la reproducción asistida

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Fertilidad y Embarazo.




Deja un comentario