Científico de Universidad de Harvard vino a Chile a exponer sobre dislexia


El Dr. Albert M. Galaburda, Director de la División de Neurología Cognitiva de Harvard Medical School, visitó la semana pasada la Universidad de los Andes para realizar una conferencia que tuvo como título “Electroporación intrauterina y el estudio del desarrollo del cerebro: comparación con knock-outs”. En la oportunidad, el especialista norteamericano presentó las principales conclusiones de sus últimas investigaciones, explicando cómo los genes del disléxico cambian la estructura del cerebro.

Respecto a este tema, el doctor Galaburda comentó que “hay que darse cuenta que la dislexia no es una flojera del niño ni una maldad de la madre, ni un problema social, sino que es un problema de origen genético en el desarrollo del cerebro desde muy temprana edad, cuando el niño está desarrollándose en el útero de la madre. Estos problemas genéticos construyen un cerebro distinto, una red nerviosa distinta que se comunica entre ellos de otra manera y les cuesta procesar ciertos tipos de informes”.

El científico explicó que a los disléxicos les cuesta especialmente procesar los informes auditivos de origen del oído, ya que separar ciertos sonidos de otros es muy importante para aprender a leer. “Deben, primero que todo, poder entender que hay diferentes tipos de sonidos que tienen que ver con distintos tipos de letras y eso les cuesta bastante a estos niños. Muchos mejoran porque hay programas de aprendizaje especializados y también porque en la medida que uno crece depende menos y menos de esos procesos de relacionar una letra con un sonido, porque uno empieza a leer más generalizado. Uno adivina mejor las palabras sin leerlas porque sabe más del mundo. Por ejemplo, la palabra sinfonía y simpatía se ven muy similares para un disléxico, pero ocurren en diferentes lugares, entonces aunque no las sepan leer saben que estamos hablando de simpatía y no de sinfonía según el contexto. Pero cuando uno es muy chico no sabe eso, por lo que tiene que leer la palabra exacta y eso les cuesta”, explicó.

El especialista norteamericano ha hecho grandes aportes con respecto a la lateralización cerebral y su implicancia en funciones cognitivas como el lenguaje. Además, es mundialmente conocido por la “hipótesis Geschwind-Galaburda” y por describir los cambios histológicos en la corteza cerebral asociados a la dislexia.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Actualidad Médica.




Deja un comentario