Cómo controlae la ansiedad con una alimentación saludable


Recientes estudios han demostrado que si una persona lleva una dieta balanceada puede disminuir en gran medida los signos y los síntomas típicos de la ansiedad. Te conviene saber que los alimentos no pueden curar un trastorno de ese tipo, aunque sí benefician en parte a quienes sufren de este problema.
Lo ideal es que restrinjas o limites el consumo de cafeína, debido a que puede aumentar el ritmo cardíaco, perturbándote el sueño al momento de dormir. Asimismo, tampoco bebas alcohol, ya que su ingesta puede aumentar los síntomas de la ansiedad.
Come carbohidratos complejos, ya que actúan como un tranquilizante ligero al elevar la cantidad de serotonina (relajante neurotransmisor en el cerebro). Los puedes encontrar en el pan integral, en las pastas y en las papas. En líneas generales, estos alimentos eliminan en gran medida el estrés.

Otro consejo válido a considerar es beber ocho vasos de agua, puesto que la deshidratación puede propiciar dolores de cabeza, fatiga y estrés. Emplea suplementos minerales y multivitamínicos; por ejemplo, ¿sabías que la vitamina B libera la energía de los alimentos consumidos, siendo crucial para el correcto desarrollo del organismo?
Asimismo, recuerda que la vitamina B-6 resulta indispensable para la producción de la serotonina en el cerebro. Por ello, escoge un suplemento diario que te suministre el 100% de la recomendación diaria de todos los minerales y vitaminas existentes.
A pesar de que la tensión y el estrés diario son inevitables, si te alimentas bien, puedes aliviar esas sensaciones, controlándolas parcialmente. Por este motivo, pon mucho énfasis en lo que comes y no comes, analizando qué es lo que necesitas incorporar a tu menú. No olvides que un cuerpo sano y una mente sana son necesarios para poder vivir bien.
Fuente: MiDietaBalanceada, Dietas
Imágenes: CosasdeSalud
Tags: Salud Nutricion Dietas Comida Sana Ejercicios Ansiedad Agua Carbohidratos

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Psicología y Psiquiatría.




Deja un comentario