Cómo evitar la tos nocturna de tu bebé


En invierno la calefacción está encendida gran parte del día, y en algunas ocasiones incluso por la noche, algo que puede resecar las mucosas y provocar tos nocturna.
Algunos radiadores de calefacción desprenden aire caliente y seco, que pueden causar golpes de tos en algunos bebés cuando duermen. Esto sucede por que el calor seco irrita las mucosas de las vías respiratorias y también espesan y estancan la mucosidad. Y si el aire es seco no se expulsan la mucosidad no se mueve, algo que favorece la aparición de la tos.

A continuación te mostramos algunos consejos de cómo evitar la aparición de la tos nocturna.
– Airea el dormitorio donde duerme el bebé antes de acostarle.– Enciende los radiadores lo necesario para no pasar frío.– Utilizar aparatos humificadores para contrarrestar la sequedad que producen los radiadores de la calefacción.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Pediatría.




Deja un comentario