Como Formarse una Rutina de Ejercicios


Empiece y sea Constante con su Rutina de Ejercicio
El ejercicio, la droga milagrosa contra el envejecimiento, requiere un ingrediente extra para que verdaderamente funcione: constancia de por vida.Debe integrar la actividad como parte de su estilo de vida. Tiene que ser importante para usted, de otra manera, no lo convertiría en un habito.

A continuación encontrará algunas sugerencias para adquirir el hábito del ejercicio.Tenga pensamientos sombríos.Si en verdad quiere motivarse, tenga presente por enzima de todos los malos sentimientos que experimenta respecto de ser un teleadicto.
La motivación negativa funciona si usted lo permite. Si ya no le queda el traje de baño, recuérdelo.
Si su nivel de colesterol se ha disparado a más de 200, tenga en mente que el ejercicio es una actividad para salvar su vida.A la mayoría nos desagrada tener pensamientos incómodos, así que dejamos que se disipen.
Debe mantener este tipo de confrontación.

¿Hace poco aun le quedaba su ropa favorita? Si tiene un vestido de fiesta que ya no le cierre, procure colgarlo en la puerta de su dormitorio donde pueda verlo diariamente. En la pared, coloque fotografías de una época en que se veía especialmente rechoncho. En el espejo del baño pegue sus análisis mostrando que tiene 200 o más de colesterol.

Reflexione.Pregúntese por que razón quiere hacer ejercicio. ¿Para verse más joven? ¿Para tener más energía? ¿Para conocer gente agradable en el gimnasio? Además de lo negativo, también necesita acordarse de las consecuencias positivas.
Un padre podría decir: “Si no estoy en forma, no podré llevar a mi hijo de excursión del año próximo”. Una soltera podría pensar: “Si hago ejercicio en el gimnasio, quizá conozca a un hombre que levante pesas y no a un uno que solo alce tarros de cerveza”.“Hay muchas razones para hacer ejercicio, ¿Cuáles son las suyas? Debe saber por que desea hacerlo”.

Invente refranes.Puede tener en mente estas motivaciones elaborando frases ocurrentes y pegajosas como: “Ser perezoso es vergonzoso” o “El ejercicio por sesión combate la depresión”.Personalice esos refranes. Si quiere estar en forma por que desea ir de excursión a las montañas, invente algo como: “Para llegar a la cima, tengo que cargar algo encima” o “Si no llego a la cima seré una gelatina”.Estos trucos mnemotécnicos pueden sonar cursis, pero funcionan, pues mantienen su interés cuando existe la tentación de evitar la sesión de ejercicio.
Y para que no olvide repetirse a diario estos refranes, se sugiere que los relacione con sonidos cotidianos. “De ese modo, cuando escuche el timbre del teléfono, un automóvil arrancando o agua corriendo, una de estas frases atravesara por su mente”.

Sígale la pista a sus esfuerzos.Los novatos a menudo esperan resultados instantáneos del ejercicio, pero la realidad es que pasan meses antes de que se vuelvan evidentes los músculos mas fuertes, los abdómenes mas pequeños y la mayor resistencia. “Sin embargo, si lleva un registro de sus actividades –distancia caminada, pesos levantados, numero de repeticiones, tiempo de actividad- tendrá formas más inmediatas y objetivas de comprobar que está adquiriendo más fuerza y salud”.No se derrote así mismo.Un hábito no se adquiere de la noche a la mañana; por esa razón, mucha gente que prueba un programa de ejercicios formal, fracasa y luego se desanima. Se esfuerzan demasiado, experimentan inflamaciones o se lesionan; se aburren haciendo algo que realmente no les gusta, vuelven a las andadas, no realizan la rutina durante algunos días, finalmente la abandonan y nunca vuelven a empezarla.

“Para que el ejercicio se convierta en un habito debe ser una prioridad en su vida. Comprenda que es un proceso que lleva tiempo”. Es como la alimentación que también debe corregir sus malos hábitos y comenzar a elegir correctamente lo que se come. Una forma de hacerlo es complementando su alimentación con vitaminas en suplementos

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Belleza.




Deja un comentario