Cómo hacer una antidieta exitosa


Una dieta en la que solo tengas que comer para bajar de peso parece increíble de creer; sin embargo, esta idea es uno de los principios básicos de la antidieta, un programa que nos ayuda a mantener nuestro peso o a bajarlo con solo hacer las combinaciones adecuadas de alimentos. Según estudios, algunas mezclas de alimentos se digieren más fácilmente que otras, gastando menos energía en el proceso.
Al haber más energía en el cuerpo este se puede enfocar en la completa desintoxicación del organismo, reteniendo los alimentos por solo tres horas, con lo que se evita la formación de gases, padecer de estreñimiento, indigestión, acidez, entre otros. Haciendo que un solo tipo de alimentos por vez pasen rápidamente por los intestinos, se garantiza que estos sean aprovechados invirtiendo poca energía y evitando que los alimentos se pudran en el interior.

Para alcanzar el éxito en una antidieta, es necesario que se tome en cuenta sus horarios, este está repartido en tres partes:

Depuración o eliminación de toxinas. Va desde las 5:00 hasta las 13:00 horas de la tarde. En esta etapa solo se debe consumir frutas.
Digestión. Abarca de las 13 horas hasta las 19 horas; en esta se hace uso de la mayor energía para procesar alimentos; asimismo, en el momento de comer verduras, frutas y sopas.
Recuperación. Se lleva a cabo desde las 19:00 horas hasta las 05:00 horas del día siguiente. Aquí puedes comer todos los carbohidratos y proteínas que gustes sin preocupaciones.

Cómo funciona
El primer paso para lograr reducir de peso comiendo, es conociendo la lista de alimentos que no se deben combinar. Para ello, el sistema lo ha dividido en dos grupos:

Hidratos de carbono. Los primeros están conformados por cereales como arroz, trigo, avena, centeno, quinua, amaranto, maíz, cebada, trigo sarraceno, pan, patatas o papas, pasta de spaguetis, macarrones, etc., y todos aquellos alimentos con mucha fécula como las castañas.
Proteínas. Está conformado por proteínas como la carne de res, pescado, huevos, soya o soja, lentejas, garbanzos, frijoles, guisantes, embutidos, tofú, hesitan o gluten, etc.

Ambos grupos deben ser combinados con un plato de ensalada o fruta por vez, para lograr el equilibrio; esta vendría a ser la base de esta técnica. Un menú base para lograr resultados puede ser:

Desayuno: fruta fresca en ensalada o zumo de fruta recién exprimido
Comida (almuerzo): ensalada de verduras con un poco de queso fresco picado, o un plato de pasta con un poco de queso, o una sopa de lentejas con ensalada, etc
Cena: una proteína (carne) con ensalada o un hidrato de carbono con ensalada
Bebidas: en general se intentará beber el máximo de líquido en forma de agua, sopas, zumos o infusiones

Fuente: EnBuenasManos, AlimentaciónSana.
Imagen: GastronomíayCía.
Tags : Salud, Dieta, Antidieta, Nutrición, Bajar de peso, Cómo hacer.

Califica este Artículo
5 / 5 (1 votos)

Categoría: Nutrición y Dietética.




Deja una respuesta