Cómo tratar o quitar la acidez (ardor estomacal)


La acidez o ardor se produce como consecuencia de una excesiva producción estomacal de ácido clorhídrico y suele vincularse con la dispepsia nerviosa o la inflamación del estómago. En los adultos se produce también por úlceras. Cabe recordar que algunos alimentos aumentan la producción de ácido y otros la disminuyen.
La hiperclorhidria se caracteriza por ardores y dolores estomacales, sensación de hambre dolorosa y de hambre después de haber comido y eructos ácidos. Responde a dos causas definidas:
1. alimentación desequilibrada, comer muy rápido, ingerir comidas y bebidas muy frías o muy calientes, abuso de carnes
2. problemas nerviosos, emociones fuertes, angustia, etcétera.
Tratamiento para la acidez
Como el ácido permanece en el estómago tras haber digerido los alimentos, los dolores y el ardor se intensifican si el estómago está vacío por lo que es necesario seguir una dieta adecuada. Por otra parte, debido a su origen nervioso, se debe poner especial atención en el aspecto psíquico del niño. El miedo, el sufrimiento y otros, problemas suelen provocar en los infantes (como en los adultos) esa sensación de ardor en el estómago, además de otros trastornos.
En cuanto a la alimentación, se recomienda la leche entera (no descremada, cuanto más cremosa, mejor), la crema, los purés preparados con manteca y leche, las sopas cremosas de vegetales, el yogur, los quesos blandos o untables (tipo queso-crema) y los alimentos ricos en vitamina C no cítricos. Los más apropiados son: zanahorias, alcauciles, coliflor o papas hervidas y preparadas con manteca, los jugos de manzana o pera y las infusiones de tilo o manzanilla.
Resulta fundamental evitar las frituras, las salsas, las gaseosas, el pan blanco, la sal, las carnes estofadas y las comidas y bebidas muy frías o muy calientes, así como también efectuar una ingesta de alimentos cada dos horas durante los primeros días de tratamiento para que el estómago no esté vacío. Una opción recomendable es que el niño mastique regaliz después de cada comida.
En lo que se refiere a los hábitos, se debe procurar que el niño no lleve una vida sedentaria y realice alguna actividad física y, fundamentalmente, que se conozcan los motivos que pueden alterarlo para alejar el nerviosismo y las emociones que lo dañan.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Preguntas y Respuestas.




Deja un comentario