Contra la afección más común de los últimos tiempos: el estrés


La vida cotidiana se vuelve cada vez más convulsionada, tanto los espacios laborales como los personales se colman de presiones que surgen cada día, para hacer más cosas y todas de manera eficiente.
Para controlar este nivel de vida y la ansiedad que se genera, cada uno puede ser consciente de prevenirlas o minimizar su impacto en la salud, teniendo en cuenta lo siguiente:
-Hidratar el cuerpo. Tomar bastantes líquidos naturales como agua o mates con poca azúcar nos ayudan a calmar los nervios, bajar los niveles de ansiedad y encima nos dan mejor aspecto en la piel. Se debe reducir el consumo de sal, café, té, alcohol y tabaco.
-Dormir siete u ocho horas diarias. El cuerpo necesita este tiempo para restablecer todas las actividades realizadas en el día y si estas horas son insuficientes se recomienda una siesta no mayor a 15 minutos por la tarde.
-Leer. Mantiene la mente ocupada, es aconsejable tener un libro de cabecera, siempre y cuando éste no tenga que ver con el trabajo ni los estudios, sino más bien que sea una lectura placentera.
-Realizar actividad física. Con los horarios de exhaustivo trabajo es importante encontrar el momento para realizar pequeñas caminatas, ya sea de regreso a casa o de preferencia un tiempo más prolongado para practicar algún deporte. No sólo se tendrá un mejor funcionamiento del organismo sino que también influirá en los estados de ánimo.
-Hacer nada. Se puede organizar el día de tal manera que te permita tener algunos minutos libres para no pensar en nada y echarte a descansar.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Psicología y Psiquiatría.




Deja un comentario