Crisis transitoria de la lactancia


Frecuentemente las madres consultan entre el 2° y 3 ° mes de vida del niño(a) ya que el niño que antes quedaba satisfecho con las mamadas regulares, cada tres o cuatro horas, en esos momentos parece quedar con hambre, se presenta irritable, pide mamar con más frecuencia, incluso durante la noche.

La madre siente que tiene menos leche, las mamas vacías o que su leche ya no satisface a su hijo. Al momento de pesar al niño se observa un incremento normal de peso. Esto es la llamada crisis transitoria de la lactancia.

Esta “crisis” es causada porque el niño a esta edad casi ha duplicado su peso de nacimiento por lo cual requiere de mayor volumen de leche y la única forma de obtenerlo es mamando con mayor frecuencia para generar un mayor estímulo a la glándula mamaria a lo que la madre responde incrementando la producción.

Luego de 5 a 7 días se produce una regulación de la producción láctea y se vuelve a la frecuencia anterior de mamadas.

Manejo: Idealmente a las madres se les debe advertir que esta situación es normal y transitoria para que no recurran a suplementos alimenticios lácteos maternizados, pensando que “se les está cortando la leche”.
Amamantar transitoriamente con mayor frecuencia y de ambos pechos.
Vigilar alimentación y sobrecarga maternal por el estrés de esta situación.
En el primer semestre de vida del niño estas crisis pueden repetirse más de una vez.

Califica este Artículo
5 / 5 (1 votos)

Categoría: Glosario Médico.




Deja un comentario