Cuadros depresivos del embarazo y el puerperio


Los períodos del embarazo y el puerperio son especialmente sensibles a los cambios emocionales. Hay una serie de manifestaciones presentes en las madres que se consideran inherentes a dichos estados fisiológicos: labilidad emocional, irritabilidad, decaimiento, desánimo, somnolencia y/o insomnio, ansiedad expectante, miedos exagerados, indecisión, dificultad para enfrentar situaciones cotidianas, etc.
En un número significativo de mujeres estos síntomas se hacen más intensos y persistentes en el período postnatal, constituyéndose en una variada gama de trastornos sico-emocionales reconocidos como cuadros depresivos del puerperio.

Según la severidad de los síntomas y el momento en que se presentan, se pueden distinguir 4 situaciones clínicas diferentes:

– Falta de “apego” o vínculo afectivo entre madre e hijo

– Disforia del parto (“post natal blues”)

– Depresión post-parto

– Sicosis puerperal El equipo de salud debe reconocer y diferenciar estos cuadros, dada la importancia que tienen en el proceso grávido- puerperal, en el comportamiento de la madre con su hijo, en la relación con su pareja, con su familia y con su entorno laboral-social.

Las madres que presentan cuadros depresivos, tienen más dificultades para la instalación y mantención de la lactancia. La clínica de lactancia es una oportunidad para detectarlos. Por otra parte, el fracaso de la lactancia podría potenciar el estado depresivo, ya que la madre puede disminuir aún más su autoestima al no sentirse competente para la maternidad y la lactancia.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Psicología y Psiquiatría.




Deja un comentario