Desde Alemania confirman que un enfermo de Sida ha sido curado gracias a un transplante de células madre


Células madre y el Sida.
De entre todas las noticias con que hemos iniciado la jornada, hay una que despierta un justificado interés no sólo dentro de los límites de la medicina. Si le damos credibilidad, si no dudamos de su veracidad, estaríamos sin duda alguna frente al avance definitivo en la lucha contra el Sida.
El Sida y la células madre
Al grano. Las informaciones llegadas desde Alemania afirman que un paciente ha logrado curarse del Síndrome de Inmuno Deficiencia Adquirida, gracias a un tratamiento basado en el uso de células madre.
La Iglesia Católica podrá cacarear todo lo que quiera, pero lo cierto es que de ser verdad esta noticia sus argumentos en contra de la investigación con células madre pierden más del poco peso que tenían.
Resumiendo: en 2007 Timothy Ray Brown recibió un transplante de células del tipo CD4, que son la que no tienen receptores CCR5, los que usa el virus VIH para expandirse en el organismo de los  enfermos.
Como ocurre con casi todas las cosas valiosas, la escasez constituye un factor: esta característica genética se halla presente en un porcentaje mínimo de la población. Más específicamente, en un 1% de las personas originarias del noroeste de Europa.
Tras encontrar a un donante compatible y después de la cirugía, las células transplantadas comenzaron a hacerse más numerosas, todo lo contrario a lo que ocurrió con las que facilitaban la propagación del Sida. Estas últimas terminaron por desaparecer por completo.
La próxima vez que el Vaticano condene el uso de células madre, que le pregunten a Tomothy Ray Brown cómo está su salud.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Actualidad Médica.




Deja un comentario