Dr. Fernando Radice Diéguez: “Queremos que la gente pueda hacer deporte en forma segura”


Con el objetivo de reducir los niveles de sedentarismo en nuestro país, crear hábitos saludables y preparar integralmente al deportista para que alcance su mejor rendimiento, Clínica Las Condes creó en 2009 el Centro de Medicina del Deporte y Vida Saludable. El jefe de esta unidad, doctor Fernando Radice, asegura que son pioneros en Chile en este ámbito y se siente muy orgulloso por los resultados alcanzados hasta el momento.

En este centro multidisciplinario se atiende a todo tipo de personas interesadas en hacer deporte, desde pacientes con patologías que requieren de rehabilitación física hasta deportistas de alto rendimiento. De hecho, Francisco Chaleco López, los golfistas Benjamín Alvarado, Felipe Aguilar y Marc Tullo, futbolistas como Nicolás Larrondo, Luís Jiménez o Rainer Wirth, y recientemente Fernando González son sólo alguno de los referentes nacionales que siguen este completo programa.

Y es que quien lidera este centro tiene amplio conocimiento y experiencia en deportistas de alto rendimiento. Desde pequeño, el doctor Radice se interesó por la actividad física, llegando a ser seleccionado y record nacional de 110 vallas en menores. Más tarde, como sus estudios de medicina en la U. de Chile le demandaban más tiempo del que necesitaba para entrenar, comenzó a incursionar en otros deportes más extremos. Así, tras la decisión de realizar la especialidad de Ortopedia y Traumatología en la Universidad Católica, el doctor Radice fue integrándose cada vez más en el mundo de la elite deportiva.

Durante cuatro años estuvo a cargo de todo el proyecto de la selección chilena de fútbol, creando y dirigiendo equipos multidisciplinarios de medicina del deporte y fisiología del ejercicio para el equipo adulto, sub-23, sub- 20 y sub -17 (La base actual del seleccionado nacional viene de la sub -20 de ese tiempo). Fue presidente de la Sociedad Chilena de Medicina del Deporte entre 1998 y 2000, y, además, trabajó como médico jefe del CAR (Centro de Alto Rendimiento) entre el 2000 y 2003 justo en el periodo que Chile fue campeón mundial en patín carrera y tuvo grandes desempeños en campeonatos Odesur y Panamericanos.

En paralelo a esta destacada trayectoria, el doctor Fernando Radice ha mantenido desde 1995 su consulta en Clínica Las Condes, donde recibió para realizar la entrevista. A continuación, el especialista nos cuenta todo sobre el centro que lidera y sobre el deporte que protagonizará el próximo curso de CLC: el rugby.

Dr. Usted es jefe del Centro de Medicina del Deporte de CLC. ¿Cómo nació esta iniciativa y cuál es su evaluación hasta el momento?
Lo hicimos porque nos dimos cuenta que faltaba compatibilizar lo que es medicina del deporte y actividad física con salud. Entonces en este centro la idea es que todos puedan hacer deporte en algún grado o iniciarse sin tener la excusa de que no lo pueden hacer porque hay algo que se los impide (porque estoy gordo, viejo, flaco etc). El centro ha sido pionero en Chile en ese sentido. Actualmente estamos midiendo los resultados comparativos entre, por ejemplo, cirugía bariática con o sin actividad física complementaria y los resultados son espectaculares. Lo mismo hemos hecho con la calidad de vida de las personas de la tercera edad y con el tratamiento del cáncer. Llevamos dos años haciendo la recolección.

¿Existe integración de este centro con otras especialidades médicas?
Exactamente, es transversal. Esa es la gracia. Este es un equipo multidisciplinario que atiende integralmente al deportista o a la persona que simplemente quiere o debe hacer actividad física. Hacemos un conjunto de cosas para que el deportista se dedique exclusivamente a desarrollarse. Por ejemplo, el plan de los pacientes diabéticos que deben hacer actividad física está basado en lo que nos dice el equipo de medicina interna. Los departamentos de cardiología, cirugía plástica y nutrición también están muy involucrados con este centro. Cada programa se hace con los sub-especialistas.

¿En marzo realizarán el curso Ciencias Aplicadas al Rugby. ¿Por qué eligieron este deporte y cuáles son los principales objetivos del curso?
El rugby es el segundo deporte más importante dentro de lo que tenemos nosotros en actividades. El objetivo es mostrar cómo sacar mejores rendimientos, comunicar elementos importantes para prevenir lesiones, ver cuáles son los nuevos fundamentos para los entrenadores desde el punto de vista físico, etc. Porque antes cada jugador entrenaba sólo la técnica del deporte, pero ahora está demostrado que hay que ser un atleta primero y después derivar en las sub especialidades deportivas. En el rugby es lo mismo, no todos los puestos tienen la misma demanda física ni las mismas necesidades entonces uno tiene que ir diferenciando eso. Estas son las herramientas que nosotros le vamos a entregar a los entrenadores y a profesionales que trabajan en este deporte. Ellos las aplicarán y esperamos que se vea reflejado en un mejoramiento continuo de la actividad.

¿Cuáles son los riesgos y lesiones más comunes de este deporte de contacto?
El rugbista como principio no puede entrar a la cancha con algún tipo de lesión o disminución de su condición física, porque al ser un deporte de contacto el riesgo es altísimo. Hay dos grandes grupos de lesiones, las traumáticas (especialmente en cabeza, cuello y rodilla), y las lesiones generadas por la sobrecarga que genera el entrenamiento y la actividad física continua, es decir, por sobre uso. Ahí está todo lo que son las tendinopatías y lesiones musculares. Pero lo más importante es saber tratar estas lesiones, que no quede ningún tipo de secuela y saber qué hacer para que no vuelva a ocurrir.

Por ejemplo, ¿cuáles son las precauciones que debe tener un jugador que está volviendo de una lesión de rodilla?
Primero que todo, debe pasar por todas las fases de reintegro que implica. Nosotros acá en el Centro de Medicina del Deporte, además de los tratamientos quirúrgicos estándares y la rehabilitación inicial, hay una fase intermedia antes de volver a entrenar y eso es lo que llamamos retorno deportivo. Esto implica trabajo con el kinesiólogo y el preparador físico en gestos técnicos deportivos que se pierden con la lesión. Entonces cuando nosotros lo entregamos al entrenador, él lo integra normalmente. Si no se hace este trabajo diferenciado, las lesiones pueden volver a presentarse.

¿Muchos rugbistas consumen proteínas y otros productos para mejorar su rendimiento físico. ¿Es recomendable? ¿Cuáles son las contraindicaciones?
Absolutamente recomendable, solo que hay que saber hacerlo. Esto es distinto a doping. Los que se inyectan hormonas o cosas en forma artificial no llegan a ningún puerto seguro. El tema pasa en que si tú estás haciendo un exceso de actividad física, con mayor demanda energética, debes tener la materia prima para sacar el máximo de provecho de ese esfuerzo. Y eso son los suplementos, que tienen que estar basados en estudios de sangre y en los requerimientos metabólicos, esa es la gracia. Nuestro centro tiene a los especialistas en este campo que son los médicos nutriólogos y nutricionistas deportivos. Ahora, los que se inyectan anabólicos u otras sustancias prohibidas ponen en riesgo su salud. Caen en la trampa del doping y pasan a ser deportistas que hacen trampa para mejorar sus rendimientos. Absolutamente contraindicado ya que puede causar, por ejemplo, infertilidad y muerte súbita.

¿Qué proyectos profesionales tiene a futuro?
Queremos mostrar todo lo que es la actividad física relacionada con la salud. Estamos en una campaña muy importante, porque queremos cambiar el sedentarismo en Chile. La idea es hacer un programa de educación continua donde uno vaya cambiando sus hábitos en forma progresiva para tener una vida más saludable. Queremos quitarle el miedo a la gente de hacer deporte, que lo sienta más amigable. También queremos participar más activamente en lo que es Odesur, para tener un rendimiento más digno desde el punto de vista deportivo. Creo que tenemos muy buenos atletas, pero que no son muy bien explotados.

Si bien el doctor Radice es un amante de los deportes, también le gusta desconectarse de su trabajo diario y viajar por el mundo conociendo nuevas y diferentes culturas. De hecho, viene recién llegando de Islas Galápagos y la selva Amazónica, donde pudo compartir con sus cuatro hijos y realizar diversas actividades de turismo aventura. “A veces nos retan por ser muy aventureros, pero vale la pena”, bromea el especialista.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Actualidad Médica.




Deja un comentario