El alcohol y sus devastadores efectos sobre el cuerpo


El consumo de alcohol es un flagelo que cada vez afecta a más personas. Por lo general, comienza como un “hábito” y al tiempo se transforma en una adicción. El mayor problema del alcohol es que va destruyendo gradualmente el cuerpo humano, y las primeras dolencias físicas o manifestaciones psicológicas son la alarma que indica que se está cruzando una línea.

Cuando una persona es adicta a las bebidas alcohólicas los primeros efectos aparecen a largo plazo y se muestran como dolores “tradicionales”. Por ejemplo, suelen aparecer dolores en las articulaciones y contracturas en los músculos de brazos y piernas.
Con el paso del tiempo, los efectos del alcohol trascienden la barrera de lo emocional. Algunos de los problemas más graves que deben enfrentar los alcohólicos son los períodos de depresión y ansiedad, que se potencian si no cuentan con un entorno familiar que los apoye para recuperarse.
Por otra parte, el alcohol también conduce a las personas a experimentar brotes psicóticos que se manifiestan en alucinaciones. Este tipo de inconvenientes no son sólo peligrosos para los alcohólicos, sino también para las personas que están a su alrededor porque pueden presentarse situaciones de violencia.
Como verán, el alcohol es un arma mortal. Sus efectos sobre el cuerpo humano son devastadores tanto desde lo físico como desde lo emocional. Si ustedes o algún familiar o amigo experimentan esta enfermedad, no duden en buscar ayuda médica y de contención. En la actualidad existen muchas instituciones que se dedican a colaborar en la lucha contra esta adicción, y trabajan realmente muy bien.
Imagen de yoreme.files

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Nutrición y Dietética.




Deja un comentario