Embriología de la mama


La glándula mamaria se origina aproximadamente a la 6º semana de gestación, a partir de un engrosamiento de un cordón ectodérmico que se sitúa longitudinalmente, en la pared ventral del cuerpo, desde la ingle hasta la axila. Luego este cordón sufre un proceso de regresión, exceptuando el área ubicada entre la 2º y 6º costilla, lo que formará la glándula mamaria. El origen embrionario de la mama a partir de la línea mamaria, explica la presencia de glándulas mamarias supernumerarias a lo largo de ella o pezones accesorios, siendo frecuente la ubicación en la región axilar. Las etapas iniciales del desarrollo mamario son independientes de cualquier efecto hormonal específico. Sin embargo, en el último trimestre del embarazo, las hormonas sexuales de la placenta ingresan a la circulación fetal causando la secreción de calostro en el niño (“leche bruja”), 2 a 3 días después del parto. Este proceso cesa unos días o semanas más tarde por lo que no debe ser motivo de preocupación, ni menos de manipulación del pecho infantil. En la pubertad el crecimiento del pecho está causado por el aumento del tejido adiposo y además por progresiva elongación y ramificación de los conductos lactíferos. Mediado por el aumento de las concentraciones plasmáticas de estrógenos, prolactina, hormona luteinizante, hormona folículo estimulante, y hormona del crecimiento.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Glosario Médico.




Deja un comentario