Escuchar al paciente ayuda a su curación


Leo esta semana un interesante texto en el blog “Salud con cosas” titulado “Escuchar en el hospital”, en el cual se comentan las impresiones acerca de una carta leída en la revista Medicina Clínica titulada “Escuchar con atención al paciente aporta más de lo que cuesta”, firmada por José Joaquín Mira, Susana Lorenzo, Virtudes Pérez-Jover y Lidia Ortiz. La carta trata acerca de un reciente estudio realizado a 4516 pacientes, tanto de hospitalización quirúrgica como médica.Entre otras conclusiones, en el estudio se encontró que (las negritas son mías):

“La satisfacción con el resultado del tratamiento se mostró relacionada con el hecho de sentirse escuchado, tanto en cirugía como en medicina”. “Verificamos que sentirse escuchado es un precursor de la percepción de amabilidad del médico (explica el 71% de la varianza), contribuye de forma significativa a valorar positivamente la información recibida (67% de varianza explicada) y el resultado de la intervención (55% de varianza explicada). A su vez, estas variables, como ya se sabía, son precursores de la satisfacción del paciente. La satisfacción contribuye al cumplimiento terapéutico, facilita su recuperación y contribuye al resultado de la intervención médica. Desde hace tiempo sabemos también que entre los factores que promueven esa satisfacción se encuentran la información recibida y la forma en que el médico conduce la consulta.

Es decir, que el hecho de que los pacientes se sientan escuchados y tenidos en cuenta a lo largo del proceso de hospitalización ayuda a que perciban mayor amabilidad por parte del médico, valoren de forma muy positiva la información que reciben por parte de los profesionales sanitarios, así como los resultados del tratamiento.

Creo que también es importante resaltar otra cita del texto, que no necesita ningún comentario:
“Hasta la fecha, si bien intuitivamente, se consideraba importante la participación del paciente, no contábamos con estudios que subrayaran la importancia de <<sentirse escuchado>>. Este resultado refuerza aún más la idea de que cuando se <<entrena>> en ténicas de comunicación a los profesionales, hay que dedicar más tiempo a enseñar a <<escuchar>>,  sobre todo en el caso de los profesionales más noveles, que sabemos tienden a hablar más que sus pacientes durante la consulta.”

Y por último, señalar otra frase del artículo:

“…para lograr la participación activa del paciente en las decisiones clínicas es necesaria una actitud proactiva del profesional. Difícilmente el paciente intentará ejercer un papel más activo si el médico no muestra una actitud receptiva a esa participación”.

A veces -y lo se por experiencia propia- la persona se puede sentir más atendida y mejor tratada con 5 minutos de escucha por parte del profesional que con 30 de tratamiento, por muy correcto que éste sea. Es bueno conocer este tipo de estudios para saber qué clase de intervenciones son más positivas para los pacientes; no sólo para la enfermedad, sino para la persona que la sufre. En nuestras manos queda buscar los medios para que se puedan aplicar.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Psicología y Psiquiatría.




Deja un comentario