Evaluación motora oral del recién nacido


El primer paso a realizar es hacer una evaluación motora general para observar el comportamiento neuromotor corporal previo a la evaluación motora oral.
Debe examinarse al niño en reposo, ver la posición flectada de las extremidades, a la cual vuelven espontáneamente cuando se las extienden. Cuando se suspende al niño(a) en decúbito ventral, tiende a levantar la cabeza. Si se sostiene entre las manos del examinador tomado por la región axilar, el niño(a) normal tiene el tono necesario para no deslizarse; en el caso del niño(a) hipotónico o inmaduro, este no opone resistencia, sus brazos se levantan y tiende a deslizarse.
Es requisito para la evaluación motora, general y oral, que el niño este despierto y tranquilo, el ideal es realizarla una hora después de la última mamada, para evitar que esté con hambre.
El examen motor oral se efectúa con el niño en brazos.
Se Toca en forma suave y repetida el labio inferior con el dedo índice del examinador, estimulando el reflejo de búsqueda y la apertura de la boca. Normalmente el niño abre la boca con la lengua ahuecada como una cuchara, que se apoya en el piso de la boca sobrepasando la encía inferior. Con eso y como parte del reflejo de búsqueda del pezón, el niño(a) dirige la cabeza hacia adelante, buscando en este caso el dedo (pecho cuando se amamanta).
Para que se produzca la estimulación del reflejo de succión, el examinador tiene que introducir el dedo índice o meñique con el pulpejo hacia arriba presionando suavemente el paladar. Cuando la succión es normal, la lengua envuelve el dedo con un movimiento ondular, de afuera hacia adentro, lo tracciona firmemente hasta llevarlo al límite del paladar duro. Los labios se encuentran apoyados relajadamente sobre el contorno del dedo y este no tiende a irse hacia adentro.
Esta evaluación motora oral es muy importante para valorar la fuerza y avidez de succión que presenta el niño(a), debería incluirse como un examen de rutina en todo recién nacido, en especial si éste es prematuro, de bajo peso de nacimiento o se sospecha o presenta alguna patología neurológica.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Pediatría.




Deja un comentario