Evaluar consumo de drogas, alcohol, tabaco, cafeína en mujeres embarazadas


Cualquier droga o medicamento puede afectar potencialmente al niño en gestación, sobre todo en el primer trimestre del embarazo. Si por razones de salud (epilepsia, diabetes, hipertensión, alergias, etc.) la madre consume algún medicamento en forma habitual, su médico tratante debe analizar y evaluar la situación. Se debe advertir claramente a la madre los riesgos de la automedicación ya que es frecuente que se usen ciertos medicamentos sin prescripción médica (analgésicos, antiinflamatorios, tranquilizantes menores, etc.)
El alcohol, si se ingiere diariamente, aunque sea en pequeñas dosis, puede afectar al feto, de manera que es preferible evitarlo. El tabaco, aún en pequeñas dosis (3 a 4 cigarrillos diarios), constituye un riesgo comprobado para el feto (hipoxia, prematurez, bajo peso, etc.). Es necesario advertir a la madre que su hijo puede ser igualmente afectado si ella permanece en una atmósfera donde otros fuman (fumador indirecto). Tanto la cafeína como la teína son excitantes del sistema nervioso, por lo tanto la madre debe consumirlos con moderación. Cinco tazas de café o té en el día afectan el sistema nervioso del niño. Si la madre tiene alguna adicción específica, el manejo clínico no es fácil y los riesgos están en relación al tipo de droga ingerida. El embarazo puede ser una buena motivación para tratarla.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Fertilidad y Embarazo.




Deja un comentario