Fisiología de la deglución somática o deglución adulta


La deglución somática o deglución adulta Después que aparecen los primeros dientes, cambia la percepción sensorio-espacial de la lengua y de los labios. La lengua se ubica en posición retrodentaria y los labios se juntan para hacer el cierre anterior y deglutir sin que se escape el alimento. La nueva percepción sensorio-espacial permite a la lengua percibir el alimento colocado en la parte anterior y llevarlo a la parte posterior, participando en la deglución como órgano deglutorio. Desde el punto de vista funcional, es el momento de introducir alimentos de mayor consistencia y de suprimir la succión como única forma de alimentar al niño.
La aparición progresiva de nuevos dientes incrementa las percepciones sensorio- motoras y marca diferentes etapas de madurez funcional del sistema estomatognático. La adquisición de nuevas habilidades motoras permite a la lengua participar en la masticación (ubicar el alimento entre las arcadas dentarias y retirarse a tiempo para no ser mordida), en la modulación y fonoarticulación del lenguaje.
Una succión-deglucíón eficiente permite desarrollar y madurar las praxias bucales básicas sobre las cuales se instalan progresivamente las nuevas funciones orofaríngeas.
La disfunción del díptico succión-deglución (disfunción motora oral), que puede iniciarse tan temprano como en los primeros días de vida, es la causa de las distorsiones funcionales más frecuentes del sistema estomatognático: la deglución atípica y la respiración bucal, las que a su vez producen en mayor o menor grado alteraciones de desarrollo de las estructuras óseas, de los espacios faríngeos, de la posición de los dientes, de la oclusión dentaria y de la postura cérvico-craneal con respecto al eje vertical del cuerpo.

Califica este Artículo
5 / 5 (2 votos)

Categoría: Fisiología.




Deja un comentario