Insultar reduce el dolor


Hoy he leído un artículo muy interesante sobre el efecto que tiene sobre el dolor el hecho de proferir insultos.
El trabajo es “Swearing as a response to pain” de Stephens, Atkins y Kingston (Neuroreport 2009). Los sujetos en estudio metían la mano en agua helada y debían resistir el dolor. Comprobaron como los que insultaban y gritaban obscenidades toleraban mejor el dolor, aumentaban más su frecuencia cardiaca y tenían una percepción menor de la intensidad del dolor.
Con frecuencia nos encontramos con lesionados en actividades deportivas donde en la primera actuación no disponemos de analgésicos potentes, con suerte el botiquín de emergencia lleva anti-inflamatorios, así que en el periodo de espera de la ambulancia podemos sugerir este sistema verbal para reducir y tolerar el dolor.
Todos los médicos hemos observado, como de forma espontánea, el dolor produce en los lesionados una tendencia a emitir palabras malsonantes. Normalmente se les intentaba calmar y se les instaba a controlar esa reacción verbal. Ahora tendremos que cambiar y estimularles a seguir insultando para ayudarles a pasar la fase de dolor agudo.
Que os parece este sistema analgésico?

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Psicología y Psiquiatría.




Deja un comentario