La familia como agente de prevención de trastornos de la conducta alimentaria





Ví@: Wikipedia
La familia puede y debe constituirse como un agente de protección de los Trastornos de la Conducta Alimentaria, mediando entre la presión por tener un físico determinado y el menor, comenzando por eliminar, desde el hogar, la realización de conductas de riesgo como las relacionadas con la modificación del cuerpo.

Algunas de las estrategias que podemos llevar a cabo para proteger a nuestros hijos/as son:
Potenciar su autoestima, ayudándole a ver sus aspectos positivos y aceptar sus limitaciones evitando realizar comparaciones con los demás.
No potenciar el perfeccionismo pues se asocia a insatisfacción personal. Es importante valorar el esfuerzo por encima del resultado.
Fomentar el sentido crítico respecto al ideal de belleza actual. Es mejor reaccionar con humor o enfado en lugar de asumir los mensajes poco sensatos que puedan aparecer en los medios de comunicación.
Valorar a las personas en general por sus características de personalidad y habilidades más que por las cualidades físicas.
Promover un correcto hábito alimentario: comer 5 veces al día de forma tranquila y variada siguiendo las directrices de la pirámide alimentaria.
El Ministerio de Sanidad español advierte que un 6,2% de la población infantil y juvenil no desayuna habitualmente y sólo el 7,5% de los niños toman un desayuno equilibrado. Además, al menos una de estas 5 comidas debería de ser en familia, enseñando a nuestros hijos/as a autoobservar las sensaciones de hambre y saciedad, evitando comer en función de estados emocionales como ansiedad, tristeza o aburrimiento. Si un miembro de la familia ha de hacer dieta, debería de ponerse en manos de un especialista.

Todos estos son aspectos para reflexionar y poder así mejorar en nuestra labor diaria de ser adecuados modelos de conducta hacia nuestros hijos/as, y facilitando también la aparición de un Trastorno de la Conducta Alimentaria.

Tags: habitos, prevencion, TCA, trastornos conducta alimenticia
Paqui Ojados

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Psicología y Psiquiatría.




Deja un comentario