LA PLACA DENTAL


La placa dental es una acumulación de microorganismos que se adhieren a las paredes de las piezas dentales y que pueden llegar a producir con el tiempo enfermedades como la caries y la gingivitis.
Esta placa no se ve a simple vista ya que es de consistencia blanda, mate, color blanco-amarillo. Se forma en pocas horas. Varía de un individuo a otro, siendo también diferente según la localización anatómica. Si esta se calcifica puede dar lugar a la aparición de cálculos o sarro tártaro.
Formada la película en los dientes es colonizada por microorganimos de la cavidad bucal. Primero se produce la deposición, fase en que los microorganismos incapaces de unirse químicamente o físicamente a la película, se depositan en fosas y fisuras (defectos estructurales del esmalte) y estos defectos los retienen. Esta fase es reversible porque no se unen, solo se depositan, es reversible porque hay factores extrínsecos (higiene buodental) o intrínsecos (saliva) que impiden su unión. Sin embargo en superficies lisas si hay una adherencia y no una deposición. Una vez que hay una adhesión entre microorganismos y diente, se considera una unión irreversible para los factores intrínsecos, sin embargo reversible para factores extrínsecos como el cepillado o elementos interdentarios. Luego de adherencia hay un aumento paulatino de capas de microorganismos, que se organizan y maduran para producir la enfermedad.
Placa Bacteriana y Placa Dental
El término “Placa bacteriana” ya no se utiliza porque no solo esta compuesta por bacterias sino también por virus, hongos, protozoarios, etc. Debido a esto se ha tomado en uso el término ” Placa dental ” ya que ofrece la posibilidad de englobar muchos más microorganismos en su contenido.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Odontología.




Deja una respuesta