LACTANCIA MATERNA EN EL RECIÉN NACIDO PRETÉRMINO


La Academia Americana de Pediatría desde 1997 reconoce los beneficios que ofrece la LM en el cuidado y desarrollo de los prematuros.
La alimentación ideal del recién nacido prematuro es la que consigue un crecimiento óptimo y similar a la que tenía en útero.
Para esto, los nutrientes deben ser digeribles, absorbibles y que no tengan sobrecarga metabólica. La leche materna tiene los compuestos adaptados para sus requerimientos.
La leche materna disminuye la incidencia de ECN, de sepsis tardía y la incidencia y gravedad de la retinopatía, reduce la intolerancia de nutrientes a corto plazo, protege contra infecciones, minimiza los procesos alérgicos, consigue un buen desarrollo sicomotor y establece un adecuado vínculo madre-hijo, el cual es primordial en esta etapa. Es muy importante que el equipo de salud estimule precozmente la extracción de leche materna, ojalá en las primeras 4 a 6 horas postparto, Es tarea nuestra lograr mantener la producción de leche facilitando los recursos necesarios para ello. La influencia de un ambiente adecuado para el recién nacido de pretérmino se ve favorecido por el adecuado vínculo padres-hijo agregando a esto una adecuada lactancia materna.
Algunos niños maltratados tienen antecedentes de un apego insuficiente, en muchos casos asociados a la prematuridad o a otras patologías neonatales al requerir un tiempo prolongado de hospitalización, por ende a la separación precoz de los padres.
La leche materna es el alimento mejor tolerado por el prematuro, consiguiendo un vaciado gástrico más rápido y menor residuo alimentario que en los alimentados con fórmula.
Sin embargo, la lactancia materna no enriquecida, no proporciona nutrientes suficientes, en especial proteínas, calcio y fósforo, para asegurar el crecimiento y la acumulación de nutrientes que se observan intraútero. Los prematuros alimentados con leche materna tienen un menor contenido mineral óseo que los recién nacidos a término (RNT), aún cuando los prematuros tienen una tasa de mineralización diaria más alta que éstos, pero no es suficiente para alcanzar el contenido mineral óseo de los RNT. La utilización de fortificadores como suplemento a la LM, parece demostrar que consigue un incremento en el peso a corto plazo así como de la longitud y del perímetro craneal, además de alcanzar un contenido mineral óseo adecuado.
La lactancia materna fortificada se recomienda tras el alta hospitalaria en el RNPT hasta los 2 meses de edad corregida, por lo menos, ya que mejora la talla y el crecimiento craneano. La madre debe extraerse leche unas tres veces al día y agregar el fortificante. Además se suplementa hierro y vitaminas Es importante que potenciemos su prolongación siempre que sea posible, por sus múltiples ventajas a las que se añade a largo plazo un mejor desarrollo cognitivo. Si el volumen de leche materna no es suficiente, la fórmula a suplementar debe contener proteínas, calcio y fosforo en mayor concentración que las fórmulas para el niño de término, como las fórmulas para prematuro

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Nutrición y Dietética.




Deja un comentario